Para leer ahora

Sin fronteras, y por pura solidaridad

14 ago 2017
Por

«Estadista ejemplar», «infatigable internacionalista», «líder de la Revolución Cubana»; frases que adjetivan la figura de uno de los hombres más grandes que ha nacido en América Latina y el Caribe: Fidel Castro Ruz.

«El Fifo», «El Comandante», «El jefe», «El caballo» o simplemente Fidel, condujo por más de medio siglo la lucha del pueblo cubano por la consolidación del proceso revolucionario y su avance hacia el socialismo. Al frente del Estado cubano abogó por el desarrollo de la educación, la salud, el deporte, la cultura y la ciencia, pero no solo para beneficiar al pueblo de Cuba, sino para ayudar también a otros pueblos. 

El libro Solidaridad sin fronteras, de la editorial Ocean Sur, es una compilación de discursos, artículos y alocuciones del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en los que se refiere a la solidaridad y al internacionalismo, valores intrínsecos del proceso revolucionario en Cuba y que evidencian las afirmaciones anteriores.

Con prólogo a la primera edición de Sergio Corrieri, entonces presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), el libro incluye textos anteriores a 1959, como es el caso de la alocución realizada por Fidel a través de Radio Rebelde, el 15 de abril de 1958, y otros pronunciados fuera de Cuba, como su discurso del Parque Central de Nueva York, en Estados Unidos, el 24 de abril de 1959.

Son fragmentos muy ilustrativos. Fidel desde el primer momento, soñó y calculó el impacto que Cuba tendría en América Latina y el Caribe: «si la Revolución Cubana yerra, si la Revolución Cubana se equivoca, si la Revolución Cubana fracasa, qué será de las esperanzas de América, qué será de lo que Cuba puede hacer por la democracia de América. Sin quererlo nosotros, sin ambicionarlo nosotros, nuestra patria se ha convertido en ejemplo, sin proponérnoslo nosotros, Cuba se ha convertido en la esperanza y hay que salvar la esperanza con el corazón y con la inteligencia marchando parejas. (…) porque sabemos lo que el fracaso de Cuba significa para América, como sabemos lo que para América significa el triunfo de Cuba».

Leyendo los fragmentos compilados en esta edición, se pueden apreciar la fuerza y la energía de Fidel cuando defiende los valores internacionalistas —esos que años más tarde exaltaría en su concepto de Revolución, uno de sus tantos legados— en el Primer Congreso del Partido Comunista, en diciembre de 1975: «Y esa es la razón por la cual los imperialistas están irritados con nosotros. Algunos imperialistas se preguntan por qué ayudamos a los angoleños, que qué intereses tenemos nosotros allí. Ellos están acostumbrados a pensar que cuando un país hace algo es porque está buscando petróleo, o cobre, o diamante, o algún recurso natural. ¡No! Nosotros no perseguimos ningún interés material, y es lógico que los imperialistas no lo entiendan, porque se guían por criterios exclusivamente chovinistas, nacionalistas, egoístas».

Y acto seguido reafirmaba: «¡Estamos cumpliendo un elemental deber internacionalista cuando ayudamos al pueblo de Angola! No buscamos petróleo, ni buscamos cobre, ni buscamos hierro, ni buscamos nada en absoluto. Simplemente aplicamos una política de principios. No nos cruzamos de brazos cuando vemos a un pueblo africano, hermano nuestro, que de repente quiere ser devorado por los imperialistasy es brutalmente atacado por África del Sur. ¡No nos cruzamos de brazos y no nos cruzaremos de brazos!».

El libro, que obviamente recomiendo, incluye las reflexiones de Fidel en torno a las misiones internacionalistas de carácter militar en los países africanos. La epopeya librada en Angola y Etiopía, por solo citar dos ejemplos, no solo contribuyeron a la independencia de ambos países, sino a la de otros como Namibia.

Sobre estas gestas, dijo en una ocasión: «Siempre se aplicó rigurosamente el principio de alcanzar los objetivos con el menor sacrificio de vidas posibles; para ello se requería ser fuertes, actuar con el máximo de sangre fría y estar siempre, como siempre estuvimos, dispuestos a todo. Cada combatiente sabía que detrás de él estaba el país entero; sabía también que la vida y la salud de cada uno de ellos era preocupación constante de todos nosotros».

La editorial Ocean Sur continúa divulgando la obra y el pensamiento de los revolucionarios en el mundo, y la de Fidel Castro es parte invaluable de dicha obra. Este libro es un homenaje a todos los cubanos que en otras tierras han cumplido misiones internacionalistas.

enviar twitter facebook

Comentarios

0 realizados
Comentar