Para leer ahora

Para la lucha: un libro

5 abr 2017
Por

Este no es el primero libro que sobre la obra del sacerdote, sociólogo y revolucionario colombiano Camilo Torres Restrepo publica la editorial Ocean Sur. La primera más pequeña y resumida incluía una apretada síntesis de sus artículos y ensayos. En cambio, la nueva antología supera con creces a la anterior.

¿Por qué es necesario volver sobre la vida de quien fuera nombrado capellán de la Universidad Nacional, fundador de la Facultad de Sociología en 1960 en Bogotá o creador del Movimiento Universitario de Promoción Comunal (MUNIPROC) en Colombia?

Podríamos mencionar la calidad de sus ensayos, como aquel que llevó por título «La violencia y los cambios socioculturales en las áreas rurales colombianas», presentado en el primer Congreso Nacional de Sociología; destacar su coherencia cuando en 1965 renunció al sacerdocio presionado por el alto clero y acusado por su accionar revolucionario; mencionar el compromiso con sus proyectos sociales cuando creó el Frente Unido o cuando concibió un semanario de igual nombre. Se podrían decir muchas cosas: recordar, por ejemplo, que cayó combatiendo en Patiocemento, Santander, como combatiente del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Aun si estos elementos no fuesen suficientes, el resto de los argumentos los podremos encontrar una vez que hallamos concluido la lectura de La lucha es larga… comencemos ya. Antología de Camilo Torres.

Al leerla conoceremos de primera mano su historia personal y militante: la influencia de los frailes dominicos franceses que inculcaron en su fe que el amor al prójimo no solo debía profesarse, sino materializarse en acciones y en obras completas; su inicio en el sacerdocio a partir de 1954; su temprana formación como sociólogo en la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica); su marcado interés por fundar la Facultad de Sociología en Colombia; y el impacto que tuvo en su conciencia poder tocar con la mano la concreción de la Revolución Cubana.

Cuando empezó a militar con más fuerza y a apostar por la revolución social en Colombia, Camilo tenía la moral para exigirle a otros acciones y sacrificios, pues él era el primero que se exigía a sí mismo todos los días: «Podemos aceptar que haya personas amigas de la revolución, aficionados a la revolución; pero para aceptar a alguien como revolucionario tenemos que exigirle que sea revolucionario de tiempo completo».

Camilo creía fervientemente en la unidad. En más de una ocasión abogó e insistió públicamente en cuan necesaria era para el movimiento revolucionario: «No pretendemos exclusivamente para nosotros el patrimonio de la revolución porque así como la plataforma de unión popular es patrimonio de la clase popular, tenemos que admitir también que la revolución no es patrimonio de ningún grupo, sino patrimonio de la clase popular colombiana».

Sus críticas son fuertes: hacia la violencia que se vive en Colombia, hacia la irresponsabilidad de los gobiernos entreguistas, hacia la oligarquía que impera por su respeto a costa de los más pobres. Sus análisis conjugan la pasión revolucionaria con un análisis profundo –por momentos, metodológico–, y muy convincente que no solo denuncia realidades, sino que a la vez educa al pueblo, a los revolucionarios, para que tengan claridad en su lucha. 

Como dije en el prólogo a esta nueva edición que hoy presenta Ocean Sur, Camilo Torres logra conjugar tres elementos que, a nuestro juicio, son esenciales en la formación revolucionaria. La conciencia, la acción y la militancia. Conciencia que adquiere en su formación como cristiano, como sociólogo y como revolucionario; acción que inicia en sus ámbitos tradicionales de actuación y multiplica y traslada a otros espacios; militancia que lo compromete con la lucha y que lo lleva a una obra incansable que aboga en todo momento por la unidad popular. 

Aboga por la unidad a partir de una identificacion política y de localizar un enemigo común, la oligarquía. Insta a aprovechar el ámbito universitario como espacio concreto de luchas. Promueve el diálogo no solo entre diferentes organizaciones, sino también, a nivel teórico y metodológico, con distintos métodos de lucha. Solo así se lograría una transformación radical. 

Si bien este libro no es una biografía, compila parte de su obra: artículos que escribe siendo estudiante de sociología, textos desde su rol como sacerdote, conversaciones con periodistas, intercambio epistolar con autoridades clericales, entre otros. 

Cuando cae en combate en 1965, ya sus ideas recorrían toda la nación. Al igual que en su momento fueron la inspiración para el Frente Unido del Pueblo Colombiano, y desde prácticamente sus momentos fundacionales constituyen un asidero teórico y conceptual para el ELN, es nuestro deber que su obra se difunda entre los jóvenes de América Latina y el Caribe. Ocean Sur hizo una primera parte: compilar y publicar su obra. A nosotros nos queda leerla, analizarla, difundirla y no dejar que muera, como tampoco lo ha hecho su ejemplo y espíritu revolucionario.

enviar twitter facebook

Comentarios

0 realizados
Comentar