Actualidad

Novedoso proyecto colombiano para concientizar sobre el narcotráfico

28 jun 2017
Por

«Construyendo memoria por las víctimas de la narco-guerra» es el lema de un novedoso proyecto que pretende concientizar en Colombia sobre las víctimas del narcotráfico.

El proyecto, creado por el profesor colombiano Mauricio Builes y sus estudiantes, busca recrear las historias del narcotráfico a partir de la experiencia de las personas afectadas. Según el diario colombiano El Espectador, hay una imagen «estigmatizada» de la nación sudamericana. Ante ello, Builes, quien es periodista también, impulsó el proyecto para reconstruir momentos a partir de testimonios de las víctimas de un fenómeno que ha cobrado la vida de miles de personas y que ha sido el combustible del conflicto armado en esa nación.

Para darle vida al proyecto, Builes y sus estudiantes recogieron los testimonios a quienes han vivido de cerca el fenómeno del narcotráfico. De esta forma, el narcotur va recogiendo los testimonios de los familiares de algunas personas que murieron luego de la explosión en el avión de Avianca en 1989, por ejemplo, suceso atribuido al jefe del cártel de Medellín, Pablo Escobar.

El trabajo completo está habilitado en narcotour.co. El fenómeno del consumo, producción y venta de drogas en Colombia ha marcado este país por años. La marihuana y cocaína era cultivada y consumida en la nación sudamericana desde los años veinte del siglo pasado y alcanzó su auge ante la demanda del principal mercado: Estados Unidos. El negocio del narcotráfico se volvió tan rentable que fue creciendo junto con otros sectores como las comunicaciones. El aumento de los consumidores, en su mayoría jóvenes ricos de Estados Unidos, provocó una estela de crímenes y criminales quienes secuestraron, falsificaron documentos e implantaron el terror en los campos colombianos.

Muchos consideran que los narcotraficantes colombianos superaron en creces a otros de la región porque eran hasta creativos a la hora de montar nuevas rutas y mezclar sustancias prohibidas.

Las élites colombianas aceptaron siempre el narcotráfico como un fenómeno que daba un respiro a la economía. Muchos llegaron incluso a pedir su legalización como actividad económica formal. Así, pedían que los narcos pagaran impuestos como manera de contribuir a la sociedad.

El periodo más difícil de la lucha contra el narcotráfico en Colombia fue entre 1995 y 2010 cuando el país gastó 10 000 millones de dólares para combatir el fenómeno. Una investigación de otro diario colombiano, El Tiempo, apuntó que «las huellas de la peor plaga que tuvo Colombia no solo están en el cuerpo y la existencia de las víctimas de los años oscuros del cartel de Medellín. Más de 46 millones de personas hoy siguen marcadas directa o indirectamente por su accionar».

Precisó que la batalla contra la temida organización criminal concluyó el 2 de diciembre de 1993 cuando atraparon a su líder Pablo Escobar. Luego vinieron las guerras contra los carteles de Cali y del norte del Valle. Como resultado, en esa etapa fueron capturadas 831 mil personas vinculadas al negocio del narcotráfico, se decomisaron 187 toneladas de cocaína y redujeron a 47 790 las áreas cultivadas de coca.

La droga que llegaba a los narcotraficantes era cultivada en zonas de conflicto controladas por las guerrillas y los paramilitares. Esto fue usado muchas veces para cargarles el cartel de narcotraficante a los miembros de las FARC-EP y desviar la atención del problema. Hasta hoy es considerado que el narcotráfico ha sido el combustible al conflicto interno que azota el país hace más de medio siglo. Por eso uno de los puntos más peliagudos en la mesa de conversaciones entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC-EP fue el de la solución al problema de las drogas ilícitas.

Si bien abordar el asunto en la mesa de conversaciones no significó una solución expedita al fenómeno, sí ofreció un buen clima para que ambas partes asumieran su responsabilidad en el mismo.

Colombia aún no gana la guerra contra un problema que creó prototipos de vida,  alimentó a los paramilitares, engendró un modelo de exportación e impuso una imagen negativa del país. Es por eso que proyectos como el narcotour son importantes para concientizar a las personas.

enviar twitter facebook

Comentarios

0 realizados
Comentar