Política

Globo derrumba otro presidente. Eso no es una buena noticia

23 may 2017
Renata Mielli
“Brasilia está asustada con las revelaciones del periódico O Globo”.  Esa fue una de las frases de impacto de Willian Bonner en la edición de este jueves 17 de mayo, día en que las Organizaciones Globo hicieron detonar una bomba que va a derrumbar otro presidente de la República en Brasil – un golpista, pero presidente. 
 
La denuncia de que Michel Temer fue grabado por el ejecutivo de la JBS, Joesley Batista, dando un aval para comprar el silencio de Eduardo Cunha, puso un punto final al mandato del golpista Michel Temer.  Partidos de gobierno, parlamentarios y muchos exponentes de derecha -incluyendo articulistas de la Red Globo- afirman con convicción que ya no existen condiciones para que Temer permanezca en la Presidencia.
 
Todo comenzó alrededor de las 19:00 horas, con el reportaje del periodista Lauro Jardim publicado en el sitio de O Globo.  Prácticamente a la misma hora, entra un especial en la programación de la Globo para dar el golpe y llamar a la audiencia para el Jornal Nacional.
 
La mezcla de perplejidad, indignación y conmemoración que cundió en las redes sociales se puede ilustrar con la frase “la casa se cayó”.
 
La gente bota a Temer y después…
 
 …  Después elige un nuevo presidente por elección indirecta.  Por lo menos, éste es el deseo de la Red Globo, que ya colocó su ejército de lobotomizadores para machacar por la radio, internet, TV abierta y cerrada, que en caso de que se produzca -en las condiciones actuales- una vacancia en la presidencia, la directriz constitucional prevista en el artículo 81 es la elección indirecta.  Hablan abiertamente de que la elección directa es inconstitucional. 
 
Golpe Jurídico-Mediático
 
La caracterización de Brasil como blanco de un golpe jurídico-mediático se refuerza.  Temer pasó a ser un obstáculo para los objetivos políticos y económicos de los sectores que financiaron el golpe.  Después de un año de la interpelación, el país está sumergido en una crisis económica grave con record de desempleo.  Según la evaluación de Data Folha, el presidente es calificado como malo y pésimo por el 61%.  En este escenario, ¿cómo dar continuidad a la agenda de reformas neoliberales, de pérdida de derechos?  ¿Cómo mantener el apoyo al golpe y a Lava Jato con un gobierno enlodado, citado directamente en las delaciones, sin ninguna credibilidad?
 
La alianza mediática-judicial se profundiza y no vacila en hacer lo que debe ser hecho, duela a quien le duela.  Nada de eso se hace en nombre de la democracia, o de la ética, o de la lucha contra la corrupción.  Se trata de profundizar el golpe.
 
¡Directas Ya! 
 
La denuncia contra Temer abre un capítulo más de imprevisibilidad en la coyuntura política. 
 
A pesar de los objetivos explícitos de la Red Globo, la sociedad brasileña no puede permitir que un parlamento desmoralizado por denuncias de corrupción elija, en el colegio electoral, un nuevo presidente de la República.  Éste es el momento de salir a las calles para exigir que al pueblo se le garantice su derecho al voto.
 
Como dice el dictado: las crisis abren ventanas de oportunidad.  Tenemos que construir un amplio arco de alianzas para enfrentar la arbitrariedad.  
 
Fuera Globo
 
El papel político que la Globo ha cumplido en el país –acompañada por el resto del aparato mediático hegemónico-, es totalmente incompatible con la democracia.
 
Es urgente ampliar el debate sobre la democratización de la comunicación en Brasil.  Ya es hora de que este tema ocupe un lugar prioritario en la agenda del movimiento social.  Si no se enfrenta el monopolio privado de los medios de comunicación, no será posible garantizar los derechos sociales, laborales, la soberanía nacional, y principalmente, no será posible construir un país democrático. 
 
No podemos continuar siendo una nación dominada por una emisora de televisión.  Es hora de decir basta a este monopolio. 
 
La consigna #ForaGlobo (fuera Globo) representa mucho más que un grito contra la emisora de los Marinho.  Concentra la indignación de quienes ya no soportan ser manipulados por un discurso único.  Representa la lucha de quienes quieren tener voz, tener rostro, tener visibilidad en los medios de comunicación de su país.
 
Vamos todos y todas a las calles y a las redes a disputar los rumbos de nuestro país y a luchar por las elecciones directas. 
 
Tomado de Alainet
enviar twitter facebook