Para leer ahora

Un joven rostro asoma a la ventana

13 may 2019
Por

Con la publicación de La ventana en el rostro, el poeta salvadoreño Roque Dalton, entra al mundo editorial, anticipando en 1961 el carácter innovador y experimental de obras posteriores y haciendo patente su ética como escritor y su objetivo como revolucionario interesado en los procesos sociales de su país y de su tiempo.

El libro sale a la luz durante su exilio en México y en este se combinan elementos autobiográficos provocados por su involuntaria salida de El Salvador, la cruda realidad social que vive su país y el compromiso revolucionario que desde siempre manifiesta con su pueblo y con las causas justas.

Diecinueve poemas se agrupan al inicio del volumen, y acto seguido aparecen poemas en la URSS, de la cárcel, otros para elevar la ira, combinados con los Cantos a Anastasio Aquino y otras Cortadas ramas otoñales, para completar esta magnífica obra de textos juveniles que anuncian la pronta consolidación del joven revolucionario en la poesía latinoamericana.

Ya en estos versos, se puede notar, como destaca el crítico Israel Ruiz, la filiación literaria del escritor centroamericano con la escritura de Pablo Neruda y de César Vallejo. Del primero, la influencia es palpable en sus conocidos “Poemas tempranos”, pero también en parte importante de La ventana… su primer libro de poesía.

El talento y la grandeza de Roque Dalton son indiscutibles, amén de su vida revolucionaria y lo trágico y heroico de su desenlace. Para el autor suizo Gustav Siebenmann “es el poeta más conocido de El Salvador [...] Sus impresionantes poemas cobran su efecto peculiar no sólo por los intertextos coloquiales, sino también por la cita de verdaderas anécdotas, donde la vida parasitaria de la clase criolla y de los militares de su país se denuncian sin piedad”.

La editorial Ocean Sur ha publicado la obra completa de quien es, sin duda, de los intelectuales y revolucionarios más audaces del siglo XX en América Latina. En esta, su ópera prima, el lector descubrirá los sueños y las realidades que mueven al poeta; sus preocupaciones, miedos, certezas y esperanzas.

Después le seguirán otros textos de poesía como Taberna y otros lugares (1969), pero tal será su versatilidad que se moverá con fluidez en otros géneros literarios: ensayo —¿Revolución en la revolución? y la crítica de derecha (1970)—, relato testimonial —Miguel Mármol. Los sucesos de 1932 en El Salvador (1972)— y la novela —Pobrecito poeta que era yo (se  pública póstumamente en 1976).

La ventana en el rostro nos deja ver la imagen imberbe de un poeta que se asoma a la poesía y lo hace de forma desafiante, coherente y enfática. Para los que conocen parte de la obra posterior de Roque, es como asistir a un viaje a la semilla poética que germinó en la convulsa realidad que vivía El Salvador y los aires de revolución social que comenzaban a respirarse en parte del continente.

enviar twitter facebook

Comentarios

0 realizados
Comentar