Contrapunteo

Trump juega con la justica… y gana

11 feb 2020
Por

El final fue el esperado: un Trump inocente de todas las acusaciones, mientras que la «democracia» estadounidense intentaba demostrar, fallando estrepitosamente, que nadie está salvo del largo brazo de la justicia, ni siquiera el presidente.

Pero los hechos demostraron una verdad muy diferente: la política en Estados Unidos es un juego sucio donde todo se vale y los ricos logran siempre salirse con la suya.

¿De qué estoy hablando? Para quienes no lo sepan me refiero a la farsa-juicio político contra el jefe de gobierno estadounidense, el cual tuvo sus comienzos el  24 de septiembre de 2019, cuando la presidenta de Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunció el inicio de las investigaciones respecto a las acusaciones sobre abuso de poder y obstrucción del Congreso imputadas al gobernante.

De acuerdo con Telesur, el también magnate y multimillonario había pedido al presidente de Ucrania, Volodímir Zelensky, que buscara información sobre el exvicepresidente demócrata y posible rival político en los comicios de este año, Joe Biden, y su hijo Hunter. Al mismo tiempo se supo que la Casa Blanca había paralizado el envío de 391 millones de dólares en ayuda militar a Ucrania a cambio de las pesquisas. 

Por otro lado, Trump fue llevado ante la justicia por instaurar una política de no cooperación con la investigación abierta en la Cámara de Representantes e impedir el testimonio de sus funcionarios y la entrega de documentos clasificados.

Luego de ser analizadas todas las evidencias, los senadores tomaron su determinación el pasado 5 de febrero. De acuerdo con el diario Granma, el sufragio con respecto al primer cargo, abuso de poder, finalizó con 52 votos a favor del mandatario a 48, declarándolo absuelto. La votación sobre el segundo cargo, obstrucción al Congreso, concluyó con similar resultado: 53-47.

La única sorpresa en todo este «teatro» fue el voto del republicano Mitt Romney, quien determinó no apoyar a Trump, alegando que: «El presidente es culpable de un terrible abuso de la confianza pública». «Soy consciente de que hay personas en mi partido… que desaprobarán enérgicamente mi decisión, y en algunos sectores se me denunciará con vehemencia».

Para lograr el tercer «impeachment» en la historia de esa nación la Constitución requería que dos tercios del Senado, en este caso 67 senadores, condenaran al Jefe de Estado.

Sin embargo, es importante recordar que ni un solo presidente de Estados Unidos fue removido del poder como resultado del juicio político. Como bien refiere Granma, Bill Clinton (en 1998) y Andrew Johnson (en 1868), condenados por la Cámara de Representantes, fueron absueltos por el Senado. Richard Nixon renunció voluntariamente en 1974 después de que comenzara este mismo proceso en su contra.

¿Y qué pasó después?

Luego de conocer la decisión del Senado, Donald Trump publicó en su cuenta de Twitter un video que mostraba su determinación de vencer en las próximas elecciones, sin que este percance le reste nada de su credibilidad ya que, como muchas veces aseveraba: «esto fue una cacería de brujas».

Lo cierto es que la última palabra no está dicha. Los próximos comicios tienen al país en pausa, a la espera de cuál será el siguiente mandatario que dirigirá el «país más poderoso del mundo» donde según sus gobernantes, nadie escapa de la justicia… ¿Y entonces, Trump?

enviar twitter facebook

Comentarios

0 realizados
Comentar