Proposiciones

Sueño hecho realidad

4 feb 2019
Por

La Revolución Cubana arriba a su aniversario 60. Seis décadas de cambios, evolución, correcciones, perfeccionamientos, logros, y sobre todo de internacionalismo y cooperación solidaria. Este último es uno de los aspectos determinantes en la consolidación, historia y resistencia de Cuba, país que ha enfrentado y superado muchos obstáculos por construir una sociedad con derechos, igualdad y justicia social.

Contexto Latinoamericano comparte opiniones de algunos compañeros y compañeras de causa que admiran y apoyan el proceso iniciado por esta Isla, en 1959, y que aún persiste, en constante revolución.

Florencia Lagos Neumann, asesora cultural de la Embajada de Uruguay

La Revolución Cubana es uno de los hechos más trascendentales de la historia de América Latina y del mundo, el sueño hecho realidad de una Cuba libre y soberana que ha sido esperanza, ejemplo de resistencia y razón de ser de todo un sector del planeta.

Nos quisieron contar que las utopías habían muerto, pero Cuba, a pesar de estar sometida por Estados Unidos al más cruel bloqueo económico, continuó su desarrollo, conquistando tempranamente importantes derechos sociales fundamentales que hoy son violados en muchos países de nuestro continente.

Erradicación total del analfabetismo, el derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo, salud y educación gratuitas y de calidad, baja mortalidad infantil, solidaridad y cooperación internacional, son solamente algunas de las conquistas de la Revolución Cubana.

Cuba ha logrado estar en constante transformación en relación a los distintos momentos históricos que le ha tocado vivir, incluso ha discutido con el pueblo la propuesta de su nueva Constitución, que será sometida a votación popular mediante plebiscito, un hecho histórico que da cuenta del alto nivel de desarrollo de la democracia en la Isla.

La Revolución Cubana, su pueblo y sus conductores, han mostrado y demostrado que la solidaridad entre los pueblos es parte sustantiva de la ética y construcción revolucionaria.

Gisela López, Ministra de Comunicación de Bolivia

Han sido 60 años defendiéndose de un hostigamiento, de un acoso, por parte de un imperio que no ha cesado en su afán de desestabilizarla. Pero eso le ha generado mucha admiración, seis décadas de sacrificios, pero también de muchas victorias.

Nosotros llevamos apenas 12 años en Bolivia inmersos en una revolución social también intensa, con hostigamientos de por medio, con intentos de desestabilización, pero no tan duros como nos cuenta la historia de la Revolución Cubana. Son un ejemplo. No lo duden.

Antonio Ortega Gutiérrez, Secretario General del Partido del Frente Amplio de Costa Rica

En Cuba se ha generado una nueva cultura. La población cubana es culta, es educada, debate y sabe lo que está pasando en su país y el resto del mundo. Creo que ese es el gran ejemplo que da a toda Latinoamérica. Ese avance cultural en esa larga data de su Revolución solo se sostiene porque hay un pueblo con mucho conocimiento, con mucha dignidad y con un entendimiento de las razones materiales. Queremos que Cuba mantenga esa transformación cultural, que siga floreciendo y nos siga dando lecciones de lo que es una educación política.

Blanca Eekhout, miembro de la Dirección Nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela y de la Unión Nacional de Mujeres de Venezuela

Nosotros en Venezuela hemos avanzado con revoluciones que son ejemplo, que son inspiradoras, que son estandartes de la dignidad, no solo para Nuestra América, sino para el mundo. La única que resistió en medio de la gran noche neoliberal, la única lucecita que fue llamarada de esperanza para los pueblos, fue Cuba.

Para nosotros —la Revolución Bolivariana— habría sido imposible iniciar este camino sin ese ejemplo de dignidad, sin Fidel al frente, con su voz levantando la dignidad de los pueblos a punta de coraje, de voluntad y de unidad. Nuestra historia de hoy es la de la verdadera, la de la irreductible e irreversible independencia. Cuba nos permitió llegar aquí y por eso celebramos con Cuba, con su pueblo, con Fidel y con el Che, que siguen vivos, con Raúl que está en batalla y con su nuevo liderazgo joven. Las victorias de Cuba, son victorias de América Latina y de los pueblos libres del mundo.

Karina Oliva, Presidenta de Poder Ciudadano de Chile

Describir Cuba es contagiarse de sus tierras calurosas, no por su clima, sino por la cálida convicción de su gente y el cándido amor del pueblo por su Revolución.

A 60 años del triunfo —que no fue solo el del pueblo cubano, sino de todo un continente que añoraba libertad— es ineludible pensar en hombres como Fidel, el Che, Camilo; mujeres como Celia, Haydée, Vilma; en todo un pueblo que terminó siendo la estrella de Belén para quienes soñamos con un mañana de soberanía política, de independencia económica y de justicia social.

Recordamos a aquellos héroes y heroínas revolucionarios y revolucionarias, pero no les recordamos como quien rememora una estatua o una hazaña pétrea del pasado, sino que están en nuestra construcción política como un ejemplo constante del quehacer. Porque queremos construir la patria, pero la patria de todas y todos, desde la libertad y la soberanía, pensando siempre en nuestro pueblo; sin calco ni copia, como dijera Mariátegui; sin miedo a construir, corriendo los límites de lo posible y alimentando la esperanza de nuestros pueblos.

Son seis décadas de Revolución y de Chile siempre unido al pueblo cubano. ¡Qué vengan 60 años más de revolución para toda América Latina! ¡Cuba: la historia te absolvió!

Juan Andrés Lagos, encargado de relaciones políticas y miembro de la comisión política del Partido Comunista de Chile

Desde Chile, la Revolución Cubana es vista por las fuerzas progresistas como un proceso de emancipación popular auténtico y profundo, de grandes conquistas sociales, de una impronta solidaria que se reconoce transversalmente.

Siendo parlamentario y dirigente del Partido Socialista de Chile, Salvador Allende es uno de los primeros revolucionarios chilenos que le brinda su sincera amistad, solidaridad y reconocimiento. Ese gesto marcó la actitud colectiva del pueblo chileno hacia este proceso de emancipación. Allende, que era un líder auténtico, porque sabía apoyarse y estimular lo que para él era la clave de todo proceso revolucionario: el protagonismo popular, supo captar ese rasgo en la Revolución Cubana.

Los líderes, en toda su dimensión de conductores, saben que una Revolución es auténtica —y puede resistir y avanzar— cuando es el pueblo el protagonista de primera, segunda y tercera línea.

Mi sincera admiración profunda por el pueblo cubano, por lo que ha sido, es y será en el futuro.

Luiz Lozano Castro Sánchez, líder social de Brasil

Entre tantos resultados, lo más valioso fue el de garantizar que la revolución socialista fuera comprendida, defendida y construida por el pueblo cubano.

La revolución sobrevivió a todos los obstáculos y amenazas durante 60 años, principalmente porque sus dirigentes tuvieron la sabiduría estratégica de invertir prioritariamente en las personas, elevando el nivel de conocimiento y conciencia. Más que inversión en infraestructura y logística, se ha invertido en la educación, la salud, la cultura, el deporte. Se ve alegría y felicidad en el rostro y las expresiones de las personas que defienden la revolución y la patria cubana. «Yo amo esta isla», nos dicen.

En Cuba se ha implantado una verdadera democracia. Se escucha al pueblo y este se siente parte de este proyecto de sociedad. La revolución no es para el pueblo; la revolución es del pueblo cubano.

Por eso y por tantas otras iniciativas, como la vocación del internacionalismo solidario, el trabajo voluntario, la inserción de la juventud en el proceso con permanente renovación de los cuadros, la participación de las mujeres —que en esta última elección fueron elegidas en más del 50% para el parlamento—, es que la Revolución sobrevive desde hace 60 años, y siguen construyendo, renovando e innovando de forma permanente.

enviar twitter facebook

Comentarios

0 realizados
Comentar