Actualidad

Si las mujeres paramos, se para el mundo

18 feb 2019
Por

Mujeres, lesbianas, travestis y trans de todo el mundo se van a paro el próximo 8 de marzo, Día Internacional de las Trabajadoras. Este 2019 será el tercer año consecutivo en el que paran para revertir la lógica del sistema de dominación patriarcal que afirma que las mujeres ganamos menos y tenemos que trabajar más porque es natural pues “no vale lo mismo que el trabajo de los hombres”. Entonces, feministas de todos los puntos del orbe asumen esta jornada en huelga de trabajos, cuidados y consumo para demostrar que son poderosas, están organizadas y tienen exigencias:

-Separación definitiva de las iglesias y los estados.

-Aborto legal, seguro y gratuito.

-Medidas efectivas de parte de los gobiernos para prevenir y sancionar la violencia hacia las mujeres.

-Desmantelamiento de las redes de trata que trafican con mujeres y niñas para la explotación sexual y que los responsables de esas redes, y sus cómplices, sean juzgados.

-Toma de medidas adecuadas para prevenir y castigar los crímenes de odio y la violencia ejercida sobre las comunidades de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, intersexuales, queer y otras identidades sexo-género diversas.

-Igual salario por igual trabajo, que se reconozca el trabajo reproductivo y de cuidado, ese que todas las mujeres hacemos en nuestras casas y que sustenta al mundo gratuitamente, así como que las tareas domésticas sean distribuidas gratuitamente.

-Paridad de representación en todos los niveles del Estado y la política.

Feministas organizadas en la articulación Paro Internacional de Mujeres (PIM) declaran que “a nivel internacional nuestro hilo conductor es la necesidad de hacer frente, con acciones concretas y organizadas, al avance de gobiernos misóginos y conservadores que usan los derechos de las mujeres, en especial los derechos sexuales y reproductivos (principalmente el aborto), como moneda de cambio para negociar con las iglesias y con los poderosos. Estos avances son profundizaciones del sistema heteropatriarcal y capitalista que oprime a las mujeres en todas partes del mundo”.

Historia del PIM

Hartas de la creciente taza de feminicidios, el incremento del odio en los crímenes hacia las mujeres, las desapariciones forzadas y la declaración de guerra hacia las mujeres fundamentada en una oposición a la “ideología de género”, como parte de una estrategia de las iglesias fundamentalistas de la derecha que buscan posicionarse a nivel mundial como un actor político; feministas de varios países del mundo fundan el Paro Internacional de Mujeres como un espacio de articulación de la lucha.

El PIM se formó en las últimas semanas de octubre de 2016 a partir de la convocatoria a realizar una huelga internacional por parte de colectivos feministas en Polonia:

El 3 de octubre de 2016 mujeres polacas realizaron una jornada de huelga de 24 horas. Este fue un paro autoconvocado contra un proyecto de ley que intentaba introducir la penalización del aborto en ese país, incluso del aborto espontáneo o del realizado como consecuencia de una violación. Miembros del gobierno de Polonia banalizaron esta protesta diciendo que las mujeres salían a las calles “a pasearse”. Pero la fuerza de esta acción fue tal que esa misma semana el proyecto de ley fue rechazado por el parlamento de esa nación europea.

 

El 19 de octubre de ese mismo año, en respuesta a una semana en la que sucedieron siete feminicidios y un fin de semana en el que las mujeres fueron reprimidas en la marcha del Encuentro Nacional de Mujeres en Argentina, se lanzó una convocatoria en las redes sociales para organizar un paro de una hora y otras movilizaciones masivas. Esto se replicó en varios países de América Latina y el Caribe.

El día 24 de ese mismo mes ocurrió el segundo paro polaco contra la violencia y la ignorancia de las problemáticas de las mujeres. Las feministas de esa nación se conectaron con movimientos de otros países para organizar una acción conjunta en los siguientes días. Corea del Sur, Rusia, Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, México, Perú, Irlanda, Israel e Italia son las primeras naciones en responder. A finales de octubre de 2016 redactaron el llamamiento al primer paro internacional de mujeres, con el lema “Solidaridad es nuestra arma”.

“Como conscientes ciudadanas —declararon—, nosotras, las mujeres, sabemos que el mundo está pasando por una fase de crisis pero no aceptamos ser víctimas de ella. Tomen cuidado los gobernadores de nuestros países: sean maduros y aborden los problemas del mundo de una manera directa, apacible, sin daño a nosotras. Nosotras, las mujeres del mundo, anunciamos que si no se toman urgente e inmediatamente las eficaces medidas para detener esta violencia, vamos a hacer un paro, solidarias y unidas, en todo el planeta, para defender nuestros derechos humanos. Constituimos más de la mitad de la población del mundo y sabemos que el poder está en nuestras manos”.

Se eligió el 8 de marzo para un Paro Internacional de Mujeres. Mientras tanto, se fueron sumando otros países y se formó un equipo de trabajo internacional. Más adelante, con los acontecimientos en Estados Unidos y la Marcha de las Mujeres a Washington, creció la atención mundial acerca de “los asuntos de las mujeres”.

El número de países participantes en el Paro Internacional de Mujeres creció hasta 55: Argentina, Australia, Bélgica, Bolivia, Bosnia y Herzegovina, Brasil, Canadá, Cambodia, Chad, Chile, China (Hongkong), Colombia, Cuba, República Dominicana, Corea del Sur, Costa Rica, República Checa, Ecuador, El Salvador, Fiji, Finlandia, Francia, Guatemala, Alemania, Haití, Honduras, Hungría, Irlanda del Norte, República de Irlanda, Israel, Italia, Lituania, Malta, México, Montenegro, Myanmar, Nicaragua, Noruega, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Rusia, Senegal, Escocia, España, Suecia, Tailandia, Turquía, Ucrania, Uruguay, Reino Unido, Estados Unidos y Venezuela. Todo como respuesta de estas mujeres ante la violencia social, legal, política, moral y verbal experimentada por ellas en diversas latitudes.

El 8 de marzo de 2018 se realizó por segunda vez el Paro Internacional de Mujeres. Fue convocado por organizaciones feministas y aliadas de la lucha por los derechos de las mujeres en todo el mundo. Se produjo la adhesión de más de 170 países y una gran cantidad de actividades locales relacionadas.

¿Cómo protestar?

El Paro Internacional de Mujeres sugiere formas abiertas de protesta. Todo depende de las decisiones de cada territorio:

·       Paro total: paro en el trabajo o en las tareas domésticas y en los roles sociales como cuidadoras durante la jornada completa.

·       Paro de tiempo parcial: parar la producción/trabajo por 1 o 2 horas. En caso de que no puedas parar tu trabajo, usa elementos de negro como ropa negra, cintas negras o cualquier elemento que decidas.

·       Boicotear las empresas que usan el sexismo en sus propagandas o en su enfoque hacia las trabajadoras.

·       Boicotear a misóginos locales (a ser elegidos por ti).

·       Huelga de sexo.

·       Cese de compras por la jornada.

·       Corrida bancaria: Retirar dinero de los bancos por un día.

·       Bloqueo de caminos y calles.

·       Demostraciones, piquetes, marchas.

·       Instalar automensaje: "estoy fuera de oficina" con explicación del porqué.

·       Actos públicos de apostasía de la iglesia.

8 de marzo de 2019

Para este 8 de marzo se convoca a una acción concreta y colectiva mundial de rechazo hacia el acoso, las violaciones grupales, los lesbicidios, femicidios, transfemicidios y todas las formas de explotación y de violencia ejercidas sobre las mujeres, lesbianas, travestis y trans y en contra de todos los crímenes de odio. Mujeres de todo el orbe nos declaramos en huelga y reconocemos que “de nuestra decisión depende la continuidad de la vida en la Tierra”.

enviar twitter facebook

Comentarios

0 realizados
Comentar