Contrapunteo

¿Quién es el nuevo responsable para América Latina en la Casa Blanca?

23 oct 2020
Por

El ciclo de noticias en Estados Unidos desde hace un tiempo gira prácticamente en torno a un solo tema: las elecciones presidenciales. La carrera por la Casa Blanca ha eclipsado y mantiene en bajo perfil hechos que en otras circunstancias hubieran tenido una cobertura mediática más visible. Hace apenas unos días, trascendió que Donald Trump designó un nuevo director del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional. En esencia, el funcionario de alto nivel que se encargará de la política hacia América Latina y el Caribe.

El pasado 30 de septiembre fue el último día que Mauricio Claver – Carone se desempeñó oficialmente en ese cargo debido a que comenzaría a ocupar su puesto como presidente del Banco Interamericano de Desarrollo. Muchos expertos habían anticipado que después de la salida de este funcionario, visceralmente anticubano y uno de los arquitectos de la ofensiva contra Cuba y Venezuela, no habría otra persona como él de posiciones tan extremas y confrontacionales.

Tal parecía que después del cese de Claver – Carone en este cargo podría venir alguna especie de “respiro” en términos de un enfoque menos agresivo. Teniendo en cuenta estos elementos, surge una pregunta clave. ¿Qué puede esperarse de su sustituto?. Para aproximarnos a una respuesta hay que partir del contexto en que tiene que desplegar sus funciones el nuevo designado. En primer lugar, comienza su labor en medio de una intensa campaña presidencial en la que el candidato republicano se encuentra en una posición vulnerable y en desventaja. En segundo lugar, un componente esencial de la estrategia electoral involucra un fuerte despliegue de pronunciamientos contra Cuba y Venezuela por motivaciones políticas. En tercer lugar, su área de atención ha sufrido el fuerte impacto de la COVID – 19.

Por lo tanto, estos factores evidencian que el nuevo director del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional, nombrado Josh Hodges, comienza su gestión marcado por un escenario de crisis y ya ha sufrido su primer gran revés a partir del triunfo del MAS en Bolivia.  Hodges tiene 37 años y su carrera política inicial comenzó como staffer en varios Comités del Senado y la Cámara de Representantes. Se especializó como asesor en temas de seguridad nacional y comunicaciones estratégicas. Su último trabajo en el órgano legislativo fue como director político del congresista republicano por Luisiana Mike Johnson.

Como dato de interés, este legislador sobresalió como uno de los principales aliados incondicionales de Donald Trump en el Congreso. Se caracterizó por defender no solo las políticas del mandatario sino por establecer un vínculo personal. Es decir, Hodges estaba insertado en este ambiente en el que su jefe era un devoto seguidor de Trump. Evidentemente, su trabajo al lado de Johnson le otorgó un aval suficiente para que en febrero del 2018 comenzara a desempeñarse en una responsabilidad gubernamental.

A partir de ese momento, Hodges ocupó el cargo de director de asuntos legislativos en el Departamento de Energía, lo que constituyó su primer paso dentro de la Administración Trump. En términos prácticos, era un puesto temporal y transitorio debido a que sus credenciales y perfil político anticipaban que estaba destinado para un rol de mayor envergadura. En ese sentido, en el 2019 fue llamado para el Consejo de Seguridad Nacional y se desempeñó como subdirector para el manejo de información en el directorado de comunicaciones estratégicas. Durante esta etapa, trabajó de conjunto con Mauricio Claver – Carone.

Según el sitio web Politico, Josh Hodges es un “protegido” de Mauricio Claver  - Carone, lo que sugiere que tiene vínculos muy cercanos y lo más importante: coinciden plenamente en promover una política hostil y confrontacional especialmente contra Cuba y Venezuela. Con relación al área geográfica, Hodges contaba con antecedentes muy favorables: vivencia personal en un país de nuestra región y conocimiento del idioma. Sus padres eran misioneros y parte de su infancia se desarrolló en varias ciudades de México. Estos elementos de su historia de vida si bien lo ponían en una posición ventajosa para asumir una responsabilidad de alto nivel en temas directamente vinculados a Nuestra América, lo más importante era contar con el respaldo del funcionario anticubano.

Por lo tanto, después de un tiempo en la Casa Blanca deciden nombrarlo como viceadministrador asistente de la USAID para América Latina y el Caribe. En esta etapa, se involucró personalmente en los asuntos vinculados a Venezuela, Nicaragua y Bolivia. Durante su estancia, coordinó y promovió la implementación de las políticas de “máximo presión” que desarrolla el gobierno estadounidense contra estas naciones. Evidentemente, después del trabajo realizado, Hodges fue “premiado” con el cargo más alto en la Casa Blanca relacionado con la política hacia nuestra área geográfica.

En entrevista realizada a Mauricio Claver – Carone sobre esta designación, señaló: “Josh fue un formidable colega que organizó los esfuerzos de la UDAID para apoyar a nuestros vecinos durante la pandemia. Estoy deseoso de trabajar con él en esta nueva responsabilidad”. Aunque estos pronunciamientos se enfocaron en la COVID – 19, sí queda muy claro que Claver – Carone continuará siendo una figura influyente en el proceso de conformación de política hacia América Latina y el Caribe. Al analizar el proceso de inserción del nuevo designado y las tareas acometidas, es evidente que fue un candidato seleccionado con toda intención y fungirá como un instrumento para la conducción de los planes agresivos de esta Administración. No se separará ni un milímetro de la hoja de ruta trazada por el gobierno de Trump especialmente contra Cuba y Venezuela.

No obstante, las circunstancias políticas y electorales que vive Estados Unidos están indicando con fuertes señales que posiblemente se concrete un escenario en el que se imponga el candidato demócrata. Ante esta posibilidad, entonces el nuevo responsable de la Casa Blanca para América Latina podría tener sus días contados.

enviar twitter facebook

Comentarios

0 realizados
Comentar