Actualidad

Mala nota en la primera evaluación para Bolsonaro

17 abr 2019
Por

En este mes, tocó el turno a Jair Bolsonaro de pasar la evaluación primera a la que se someten todos los Jefes de Estado: el desempeño de los primeros 100 días de gobierno. Es esta una prueba de fuego a la que pocos mandatarios prestan atención, pero que sí representa un medidor importante para analistas e incluso ciudadanos entendidos en el arte de la política, pues la historia ha demostrado que el impulso del primer trimestre de mandato marca la tendencia de lo que se avecina en el resto del período presidencial.

Así lo interpretan también los votantes, quienes esperan ansiosos el cumplimiento cuanto antes de las promesas de campaña y se decepcionan cuando transcurren los días claves y la apatía se apodera del ejecutivo conformado por aquel en quien depositaron su confianza para liderarlos.

En el caso de Bolsonaro no ha habido diferencia con respecto a la media de aquellos candidatos de nuevo tipo, los también llamados antisistemas, que se venden como el gran cambio. Muy sonadas tienden a ser sus carreras hacia la alta magistratura del país y luego resultan el gran fiasco en cuanto a la correspondencia decir-hacer.

El excapitán de la policía devenido presidente ha pasado por lo mismo que varios de sus homólogos regionales: estrepitoso ascenso al poder y caída aún más estridente de su popularidad, ahora apenas rebasando el 30%. No puede ser de otro modo si su pregonada integridad se desmorona a medida que los más cercanos se enredan en escándalos de corrupción y si no ha sabido asomar soluciones a las problemáticas de las que culpó al Partido de los Trabajadores.

A pesar de ello, es sabido que peores cadáveres políticos sobreviven a tal escrutinio público y el actual ocupante del Palacio de Planalto no es la excepción. Más aun cuando se tiene como principal estrategia fortalecer la alianza con Estados Unidos, que más que alianza es total sumisión a los intereses de la Casa Blanca demostrada con coqueteos y posiciones complacientes: viaje a Washington antes que a cualquier nación vecina, permisividad de la ocupación norteamericana sobre territorio brasileño disfrazado de acuerdo tecnológico, alineación contra Venezuela, salida de la Unasur, condicionamientos a los médicos cubanos que provocaron la retirada de ese personal y prácticamente el fin del programa social, por solo citar algunos de sus pasos más criticables.

En lo doméstico acumula deudas. Con un parlamento en desventaja y la necesidad de aliados partidistas, no consigue aprobar los proyectos legislativos que se ha planteado. El gran Brasil sigue en crisis y no consigue sacarlo del bache ni siquiera con la agenda neoliberal pregonada en sus discursos electorales, aunque, a decir verdad, no será Bolsonaro el que se lance a intentar tal proeza pues ha confesado no entender de economía, lo cual, más allá de la sinceridad plausible, lo deja muy mal parado.

La esperanza de renovación política comienza a desvanecerse precisamente en el inicio de su mandato tanto para los fieles como aquellos que simplemente le votaron porque no era el PT. Ya quien le sirvió de telonero, el golpista Michel Temer, está saliendo y entrando de prisión a expensas de una sentencia en firme por corrupto. Su primogénito está siendo investigado por igual asunto de soborno. Es cuestión de tiempo que la podredumbre salpique al que se vendió como hombre intachable para captar la simpatía de millones de brasileños.

El admirador número uno de Trump en Latinoamérica sigue los ejemplos de su ídolo con ideas y consideraciones desacertadas que van desde su previsible pretensión de querer celebrar el golpe de estado que dio pie a la dictadura hasta el irracional comentario de que el nazismo fue un movimiento de izquierda, que por demás no es una idea propia. Aun así, ha quedado cuando más como un mal imitador del magnate pues aquel es a todas luces un personaje excéntrico desde siempre, éste un conservador que vivió demasiado tiempo en el anonimato y que debutó con ansias de grandeza y poder.

enviar twitter facebook

Comentarios

0 realizados
Comentar