Actualidad

Libros que consuelan, calman, preparan, enriquecen y redimen*

6 may 2019
Por

Estimados amigos de las editoriales Ocean Sur y Teoría y Praxis. Queridos amigos de Cuba aquí presentes:

Para mí es un inmenso honor que me hayan invitado a presentar oficialmente esta obra maravillosa, fruto de la investigación, el empeño y el compromiso del equipo de Ocean Sur y del amor solidario de la editorial Teoría y Praxis.

Es también un gran desafío hacer esta presentación. Lo digo porque esta bella y enjundiosa colección, además de ser un extraordinario homenaje a la Revolución, constituye un concentrado magistral de lo que significa la Revolución cubana.

La selección de los autores y sus textos fue un gran acierto de los editores; y en el caso de los textos sin duda debió ser una tarea encomiosa de investigación y logró a nuestro juicio el objetivo de mostrar el hilo histórico que tejió las fibras de la Revolución

Los cubanos entendemos la Revolución como un solo proceso, una sola, desde el 10 de octubre de 1868 hasta hoy. Por eso la Colección comienza con José Martí, que como conocen, no estuvo en la primera guerra de independencia pero es sin discusión el crisol más genuino en el que se fundió lo más universal, autóctono y noble de las ideas independentistas y latinoamericanistas de la época, enriquecidas con su vocación humanista y de justicia social y su clarividente postura antiimperialista.

Julio Antonio Mella, el joven que como dijo Raúl Castro, fue el revolucionario que más hizo en menos tiempo, no podía faltar en una Colección como esta, porque no solo es símbolo, es el eslabón histórico entre los independentistas cubanos y la nueva etapa revolucionaria. Cuando lean la obra comprenderán por qué decimos esto.

Mella es el eslabón natural entre las ideas martianas y las ideas marxistas leninistas. Es la creatividad ideológica que desde una pequeña isla que sirvió de ensayo para el neocolonialismo, busca respuestas para primero lograr su independencia y después, como dijo Martí, hacer la Revolución.

En “Glosas al pensamiento martiano”, Mella subraya la importancia del programa de lucha del Partido Revolucionario Cubano, fundado por Martí y lo califica como un “programa ultrademocrático”, reafirmando al ideario martiano como base de la ideología revolucionaria cubana. Y lo dice el joven que junto a un colaborador de Martí participa en la fundación del primer Partido Comunista de Cuba.

Después la Colección nos adentra en la etapa definitiva de la Revolución. En la generación que hace triunfar los ideales de sus antecesores y lo hace con parte de la obra de Camilo, el Che, Celia, Haydeé, Vilma y Fidel.

Podríamos estar horas hablando de esta parte de la Colección, pero yo solo quiero destacar algunos pocos elementos.

 

¡Que tino el de los editores destacar en esta etapa a tres grandes mujeres!:

 

1.     Celia, que junto a su padre puso en el Pico Turquino, la montaña más alta de Cuba, un busto de José Martí, como señal del camino impoluto que recorrería después esa mujer al lado del mejor discípulo de Martí: Fidel. Celia se convirtió en guerrillera y, tras el triunfo, en la mano derecha del Comandante en Jefe, poniendo en cada obra de la Revolución su sensibilidad, por ello la conocemos en Cuba como “la flor más auténtica de la Revolución”.

2.    Haydée, una de las dos mujeres que el 26 de julio de 1953 formó parte del grupo de asaltantes a los cuarteles Moncada y Céspedes; jóvenes que con las ideas de Martí en el pecho llenaron de hidalguía y patriotismo aquella madrugada en el oriente del país, abriendo para siempre la senda de triunfos de la Revolución. La misma mujer que tras el primero de enero de 1959 dejó el fusil guerrillero para iniciar una revolución de la cultura con la Casa de las Américas como trinchera de la intelectualidad progresista de América Latina y el Caribe.

3.    Y finalmente Vilma, que siendo muy joven se incorporó al Ejército Rebelde, donde conoció a Raúl, su jefe y compañero. Tras la guerra, con una sensibilidad y firmeza extremas, inició otra lucha fundamental: la de la igualdad entre el hombre y la mujer, la de defensa de los niños, la necesaria batalla contra el patriarcado, poniendo esa otra bandera humanista entre los más hermosos logros de la Revolución cubana.

 

Camilo, el Che y Fidel, coronan la Colección Vanguardia. La selección realizada de los textos de estas tres figuras cimeras de nuestra historia muestra, desde distintos escenarios y experiencias, ese proceso de formación de los tres revolucionarios que termina cuando se unen en México, convirtiéndose en un baluarte ideológico, fundado en los principios, la lealtad y el cariño.

Pero no fue el destino el que los puso allí, sino la vocación humanista, el compromiso para con los humildes, la coherencia política y la valentía frente a la maldad. A ese punto de encuentro nos lleva la Colección, punto que nace en México, se extiende al triunfo de enero y se proyecta en una dimensión global. Es una travesía hacia la victoria y la gloria. La gloria de los héroes verdaderos, esos que dejan una huella indeleble en la historia.

De Fidel todo es destacable en la Colección, pero quiero subrayar  dado el momento que vive la región, y abusando un poco de su tiempo, los fragmentos del discurso del primero de mayo del año 2000, en la Plaza de la Revolución, hace exactamente 19 años, cuando el Comandante, con la poética que lo caracteriza, dejó plasmado para todos nosotros el concepto de Revolución, cito:

Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender los valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jamás ni violar principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas. Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo.

 

Queridos compañeros:

 

Hay otros muchos elementos que quisiera destacar de los héroes y heroínas que la Colección nos presenta, pero no me es posible por el tiempo y porque además la idea es que ustedes y miles como ustedes se adentren en la Obra.

 

La sensibilidad, la fraternidad, la solidaridad, la entrega, el amor al trabajo y al estudio, la capacidad de análisis, la voluntad de victoria, la fe en el triunfo, la lealtad a los principios y la lucha por la unidad, son valores impregnados en cada una de las páginas de esta obra que se adentra en la vida de cada uno de los protagonistas aquí referenciados.

 

La región vive hoy momentos cruciales de su historia y esta Colección, preñada de las ideas que germinaron y configuraron una de las Revoluciones más hermosas de la historia, llega como un refuerzo ante el desánimo y la desidia, ante la división y la traición.

 

Llega esta colección a decirnos que no hay imposibles y que la lucha y la victoria son posibles aún en las peores circunstancias.

 

Reitero el agradecimiento en nombre de Cuba a Ocean Sur y Teoría y Praxis por este homenaje y por su aporte permanente a la batalla cultural, escenario de lucha donde también la verdad se impondrá.

 

Quiero terminar con una idea de José Martí: “Los libros consuelan, calman, preparan, enriquecen y redimen”.

 

Estimados compañeros y compañeras, estamos ante una Colección que consuela el dolor, calma la ira, prepara el cuerpo, enriquece el alma y redime la mente, todo lo cual es suficiente para emprender la lucha.

 

Muchas gracias

 

 

*Palabras del embajador cubano en Colombia, José Luis Ponce, durante la presentación de la Colección Vanguardia en FILBO 2019.

enviar twitter facebook

Comentarios

0 realizados
Comentar