Para leer ahora

Leer sobre Farabundo Martí

11 oct 2019
Por

Farabundo Martí fue un político y revolucionario comunista salvadoreño —importante figura para las siguientes generaciones de la izquierda del Salvador— quien es considerado símbolo de resistencia. Una segunda edición, corregida y ampliada bajo el sello editorial de Ocean Sur y la autoría de Jorge Arias Gómez, es esta que presentamos hoy y que ofrece una descripción más detallada de la vida de Farabundo.

Cada aspecto de la vida del protagonista va enlazado a los aspectos económicos, políticos, sociales y culturales más importantes de la época. Época que marcó decisivamente la historia salvadoreña, concretamente 1930, 1931 y 1932. El libro tiene un valor añadido, pues, es resultado de una extensa e intensa investigación, en la que el autor debió afrontar disímiles obstáculos para obener la información.

Farabundo Martí. Toda una vida consta con 19 apartados que cuentan desde la dinastía Meléndez-Quiñonez hasta la muerte de Farabundo. El primer apartado: La Dinastía Meléndez-Quiñonez fue el nombre que se le da al nepotismo que comienza después de la muerte del presidente Manuel Enrique Araujo; aquí se describe un encuentro estudiantil guatemalteco-salvadoreño para manifestarse y denunciar el nepotismo anteriormente mencionado. En este acto resultaron arrestados varios de los oradores y alrededor de 20 estudiantes entre los que se encontraba Farabundo. No cabe duda que, a partir de aquí comienza su corta, pero intensa, etapa de actividad revolucionaria.

El joven fue el sexto de catorce hermanos. Muchos aseguran que el apellido “Martí”, en realidad era “Mártir”, pero fue cambiado por su padre en admiración al apóstol cubano, José Martí. El papá advirtió el don de Farabundo para las letras y rápidamente lo incitó a estudiar, hasta que obtuvo su diploma de bachiller en Ciencias y Letras. Al comenzar sus estudios universitarios terminó decepcionado por el anacronismo de los planes de estudio y los métodos de enseñanza, además de la falta de autonomía en la universidad; ahí comienza su lucha.

Martí es exiliado del Salvador durante cinco años (1920-1925) —en el IV apartado se describe todo lo relacionado con lo sucedido en el país durante su exilio—, donde las manifestaciones no cesaron en contra de la dinastía Meléndez-Quiñonez, hechos que van a ser antecedentes de los sucesos de enero de 1932, la insurrección armada. Luego de su regreso, se destaca por su ardua labor en la Federación Regional de Trabajadores y se ganó un nombre entre los círculos intelectuales del Salvador.         

Luego del cese de la dinastía comienza el mandato Pío Romero Bosque, tan o más corrupto que los anteriores y tras esto, se incorporan a la lucha social los indígenas. En 1928 Martí se encontraba en Nueva York en la Liga Antiimperialista de las Américas y tenía entre sus planes incorporarse a la lucha de Augusto Sandino, por ello, se traslada a Nicaragua, donde se encontraba la sede del campamento. Fueron pasando por Honduras, Guatemala y el propio Salvador hasta llegar a México donde Sandino se reuniría con el Comité Central del Partido Comunista de México. Luego de varias entrevistas, logró poner a su disposición la Liga Mundial contra el Imperialismo para realizar una gira de propaganda antiimperialista por Europa y países latinoamericanos.

A principios de julio de 1930 Farabundo Martí estaría de regreso en El Salvador, expulsado de México acusado de haber tomado parte en el abortado golpe de Daniel Flores contra el gobierno mexicano. Fungía a su regreso, entonces, como representante del Socorro Rojo Internaciona ante la sección de esta organización que ya funcionaba en el país. Con su presencia el movimiento de solidaridad y ayuda a víctimas y perseguidos, cobró gran impulso y ganó más prestigio y fuerza.

De esta manera se incorpora Martí a las tareas revolucionarias en El Salvador en un momento de máxima tensión en la lucha de masas, la situación del país era bastante crítica, mayormente afectados por la crisis mundial de octubre de 1929. Así, en muy corto tiempo, Farabundo llegó a ser la figura central en la lucha popular y, particulamente, en la clase trabajadora organizada que era dirigida por el Partido Comunista de El Salvador y la Federación Regional de Trabajadores Salvadoreños.

En 1932 comienza la insurrección armada, son apresados diversos líderes comunistas y condenados a muerte por delitos de sedición y rebelión, por supuesto, su defensa fue prácticamente en vano. El 1ro. de febrero de 1932 murieron los tres líderes comunistas juzgados: Farabundo Martí, Mario Zapata y Alfonso Luna Calderón. Toda una vida, no solo de este revolucionario, sino una importante parte de la historia salvadoreña se recoge en las páginas de este libro. Ocean Sur, una vez más, presenta un fabuloso recuento histórico e inmortaliza la figura de otro grande de América Latina: Farabundo Martí.

enviar twitter facebook

Comentarios

0 realizados
Comentar