Contrapunteo

La esencia de Trump: corrupto y peligroso

10 dic 2019
Por

Desde el origen de la nación estadounidense, sus padres fundadores idearon un mecanismo constitucional para protegerse de lo que calificaron como un «líder corrupto y peligroso». En esencia, estaban conscientes de la posibilidad que emergiera una figura política con fuertes inclinaciones de emplear su investidura pública para propósitos personales, por lo que era necesario crear la «institución» que se conoce como impeachment. El sistema político estadounidense ha estado plagado de este tipo de personas, pero no cabe dudas que ni las mentes más lúcidas y previsoras podrían anticipar un estilo de liderazgo como el de Donald Trump, quien ha quebrantado profundamente todas las normas y prácticas del ejercicio del poder presidencial.

Por lo tanto, esta trama de intrigas, escándalos e investigaciones tiene mucho que ver con lo descarnado de un comportamiento que se convierte en un ultraje a lo que debería ser la imagen de un presidente estadounidense, quien es presentado por la «gran nación» como el «líder del mundo libre». Trump ha sido capaz de romper abiertamente esa «farsa y montaje idílico», lo que con sus proyecciones abiertamente ególatras y obsesiones solo ha demostrado que él es un producto de un sistema que desde hace varios años ha sido calificado como un «broken system».

En este contexto y como parte de las investigaciones del proceso de impeachment, recientemente el Comité Selecto de Inteligencia de la Cámara de Representantes divulgó un informe sobre los resultados de la investigación. Este documento es el resultado de varios meses de indagaciones y de evaluaciones exhaustivas sobre las declaraciones de los testigos que tuvieron algún tipo de participación en los eventos de la denominada «trama ucraniana». Según el informe, Trump «ha desafiado los fundamentos del sistema constitucional de frenos y contrapesos, la separación de poderes y el imperio de la ley». A partir de los hallazgos reflejados en ese texto, los demócratas consideran que esos conceptos que cargan tanto simbolismo dentro del imaginario estadounidense han sido aplastados por el actual mandatario estadounidense.            

El informe refleja, al menos, seis aspectos fundamentales en que se sustentará posteriormente el proceso de juicio político contra Donald Trump después que se realice la votación en el pleno de la Cámara. El primer punto es que el mandatario a través de sus representantes, dentro y fuera del gobierno estadounidense, solicitó la interferencia del gobierno de Ucrania en las elecciones presidenciales del 2020. El documento señala que: «Trump con su conducta buscaba garantizar su reelección y ese comportamiento evidenció que puso sus intereses políticos personales por encima de los intereses de Estados Unidos». Sobre este elemento, se arriba a una conclusión de impacto: al tratar de socavar la integridad del proceso de elecciones presidenciales, «el mandatario puso en peligro la seguridad nacional estadounidense».  

El segundo punto es que Trump se involucró personal y directamente en realizar presiones contra el mandatario ucraniano, Volodymyr Zelensky, para que públicamente anunciara una investigación infundada que beneficiaría a Donald, quien promovió además que su homólogo trabajara coordinadamente con su abogado personal Rudy Giuliani. Por lo tanto, el inquilino de la Casa Blanca consideraba que este tipo de chantaje político no podía inicialmente delegarlo en su grupo de asesores más próximos, sino que sintió la necesidad de realizar él mismo la presión política.

El tercer punto es que Trump empleando su posición e investidura oficial en su condición de presidente de Estados Unidos requirió a su contraparte ucraniana que se anunciara públicamente una investigación contra el candidato demócrata Joe Biden y su hijo, por lo que el contenido específico de la solicitud se convertía en una clara maniobra con fines electorales.

El cuarto punto es que el mandatario ordenó la suspensión de la asistencia militar de Washington a Kiev, la que está valorada en alrededor de 391 millones de dólares y fue aprobada por el Congreso federal estadounidense. Por lo tanto, debía ser ejecutada con inmediatez pero la decisión fue suspenderla sin una justificación legítima para emplearla como una herramienta de presión. Era evidente que se estaba manipulando un tema de impacto en la seguridad nacional y se desconocía el amplio apoyo bipartidista que tenía esa «ayuda».  

El quinto punto es que «se emplearon los poderes de la Oficina del Presidente para ejercer una presión incrementada» sobre el mandatario de Ucrania que se reflejó en que condicionó la liberación de la asistencia militar al anuncio público de la investigación contra Biden y su hijo. De esta manera, quedó evidenciado el llamado quid pro quo que ha negado el mandatario insistentemente argumentado que su llamada telefónica del 25 de julio a Volodymyr Zelensky fue «excelente».

El sexto punto es que Trump ordenó e implementó una ofensiva para obstruir que la Cámara de Representantes investigara el impeachment, lo que se evidenció en que se negó a entregar documentos solicitados por los Comités congresionales, indicó a los funcionarios del gobierno que no cooperaran con la investigación ni testificaran, así como intimidó y amenazó a testigos con el propósito de incidir en sus testimonios. Por lo tanto, se empleó a fondo para evitar que se presentaran elementos más reveladores de su comportamiento corrupto, lo que indica la complejidad de este asunto y, en especial, la preocupación de la Casa Blanca porque no salgan a la luz pública nuevas informaciones sobre un escándalo que es de mayor alcance de lo que parece.  

Este informe que ha alcanzado gran notoriedad, solo viene a reconfirmar lo que la audiencia nacional e internacional está viendo a diario en el comportamiento de Donald Trump, quien se ha convertido sin discusión en una criatura política sin escrúpulos ni límites, en un factor de riesgo e inestabilidad a nivel de Estados Unidos y mundial, en una expresión descarnada de la corrupción política que, en esencia, es la manifestación del sistema político que lo creó y lo está alimentando a cada minuto.

enviar twitter facebook

Comentarios

1 realizados
Comentar
18 dic 2019 a la(s) 1:25 p.m.
Ileana Yarza dijo:
El hecho mismo de que esta escoria humana aún no esté en la cárcel demuestra la corrupción política y la doble moral estadounidense.