Para leer ahora

José Martí. Un hombre contemporáneo

18 dic 2018
Por

A menudo, al escuchar el nombre de José Martí creemos conocer de quien se habla. Sabemos que es el Apóstol de Cuba, el hombre que escribió La Edad de Oro, el poeta de los Versos Sencillos y el héroe que participó en la organización de la Guerra Necesaria. Para los que lo estudiamos, sabemos que fue mucho más que todo eso y que aquellos que creen conocerlo no están ni a un ápice de saber realmente quién fue alguien como Martí.

Poeta, político, orador, periodista, humanista, crítico; todas, categorías efímeras que no hacen más que restringir su pensamiento. Martí estuvo en su tiempo envuelto en los mayores debates de la literatura contemporánea y los críticos aún debaten sobre quien es el iniciador de la Modernidad literaria, si Martí o Darío. Ambos cultivaron a la par de Casal, Nájera, Rodó, Berisso, Zumeta, entre otros, un nuevo estilo en la prosa americana. José Martí llegó a ser una figura tan importante que en ninguna de las épocas ha pasado un crítico, historiador, político o artista que no haya tenido que escribir o refirirse a él. Solo por citar algunos: Domingo Faustino Sarmiento, Manuel Gutiérrez Nájera, Rubén Darío, Pedro Enríquez Ureña, Gabriela Mistral, José Antonio Portuondo, José Lezama Lima, Alejo Carpentier, Ángel Rama, Fina García Marruz, Adelaida de Juan, entre muchos otros. Así mismo, tuvo detractores, pero ha sido imposible hacer notar sus fallos por encima de su accionar.

Hablar sobre las ediciones de los textos de Martí sería incansable, luego de su muerte la labor de difusión fue bastante ardua y se registran numerosas publicaciones de sus Obras y Obras Completas. Nos preguntamos entonces, para qué otro texto de Martí, qué podemos hacer que no repita las ediciones anteriores; he aquí el valor de la presente publicación. El libro José Martí, que pertenece a la Colección Vanguardia[1] de la Editorial Ocean Sur, compilado por Yusuam Palacios Ortega[2], pretende presentar una síntesis de la vida y obra de Martí para las nuevas generaciones: un acercamiento, no solo a la obra poética sino tambien a su vida personal, tan ligada a la política y la independencia de Cuba.

El libro está dividido en cuatro partes:

I.              Quien a su patria defender ansía: recoge una breve selección de textos, período inicial en la vida del joven. Se presenta la primera carta (conocida) a su madre, su primer artículo polítco en el Diablo Cojuelo,[3] donde habla aparentemente sobre la libertad de imprenta y la libertad de reunión, aunque si leemos entre líneas, es solo adorno para la crítica a la libertad de expresión y en general a los derechos que tenemos como seres humanos de expresarnos; aquí era Martí un joven de tan solo 16 años. Luego nos presenta fragmentos de su famoso poema Abdala,[4] donde evoca simbólicamente a la Patria y expresa su amor por ella. Finalmente presenta fragmentos de El presidio político en Cuba,[5] donde cuenta su experiencia en el presidio y evoca los horrores de la esclavitud.

II.            La estrella que ilumina y mata: nos ofrece dos poemas (Dos patrias y Yugo y estrella, ambos escritos entre 1877-1878) de su más importante conjunto lírico Versos libres, el cual es en gran medida polémico por estar incompleto y se ha hecho sumamente difícil la delimitación de los poemas, por ello, es zona menos estudiada en la poética de Martí. Seguidamente, una carta fechada el 20 de julio de 1882 dirigida al General Antonio Maceo donde le informa de manera general sobre los trabajos que se realizaban para la organización de un nuevo intento insurreccional, asimismo solicita su colaboración en la empresa. Posterioremente aparece otra misiva, esta vez dirigida al General Máximo Gómez el 20 de octubre de 1884, producto de un encuentro efectuado entre Maceo, Gómez y Martí, dos días anteriores a la fecha de la carta; en esta pretende explicar su separación de los planes de los generales para continuar el que había comenzado él mismo, pues no estaba de acuerdo con los métodos y movimientos realizados por ellos. Finalmente, se presentan fragmentos de cinco discursos sumamente importantes para la conformación de nuestra patria y para el entendimiento del pensamiento martiano, así como en llamamiento a las nuevas generaciones a la lucha: Discurso en conmemoración al 10 de octubre de 1868, Vindicación de Cuba, Nuestra América, Con todos, y para el bien de todos y Pinos Nuevos, respectivamente.   

III.           Para el decoro y bien de todos los cubanos: recoge el importante texto: Bases del Partido Revolucionario Cubano (1892), presenta precisamente las bases para la formación del PRC, organización encargada de organizar los procesos para lograr la independencia de Cuba. En este mismo apéndice se presenta el importantísimo discurso: Mi raza (1893), donde declara la igualdad de derechos para todos los hombres por igual. Luego le sigue un escrito homenaje a Mariana Grajales: La madre de los Maceo (1894), por su muerte. La verdad sobre los Estados Unidos, tiene un carácter de denuncia; mientras que El Tercer Año del Partido Revolucionario Cubano, es un artículo analítico que aparece en Patria.  Por su parte, El alma de la Revolución y el deber de Cuba en América (1894), es un texto de carácter programático en el que expone la importancia de los movimientos independentistas de Cuba y lo que representa su lucha en América.

IV.          En silencio ha tenido que ser… Inicia con el Manifiesto de Montecristi (1895), documento oficial del PRC donde Martí expuso sus ideas para organizar la guerra de independencia de 1895 y las razones por las que Cuba se lanza a la lucha armada. Finalmente presenta 4 cartas a: Federico Henríquez y Carvajal, Gonzalo de Quesada, María Mantilla y Manuel Mercado, respectivamente, donde explica la insurrección de la que es partícipe y en el caso de la carta a Gonzalo de Quesada le dicta lo que hacer con sus libros en caso de que no sobreviva a la guerra.     

Lo que finalmente pretende esta compilación y en donde radica su importancia es en aunar lo que en muchas ocasiones se ha separado en Martí, su importancia como escritor en la renovación formal, en estilo, complejidad y, por otra parte, como político, como pensador e intelectual. Debemos entender que no son “facetas” de su vida sino que su grandeza radica precisamente en su voluntad de esteta.

¿Por qué un discurso nacional debe ser rígido, sin adornos? Esto lo subvierte Martí, su gran maestría con la pluma le permite además, establecer conexiones entre su poesía y prosa, y su patria de manera simbólica que solo conocedores de su obra y lectores competentes son capaces de entender. Así, esa virtud estética tiene una función, la función de la lucha por la Patria. Por ello, Martí se convierte, a través de sus ideas políticas y su valor escritural, en un hombre que perdura en la contemporaneidad.  



[1] Realizada en conmemoración al 60 aniversario del triunfo de la Revolución Cubana, la editorial Ocean Sur, publica 8 breves tomos sobre la obra intelectual de figuras relevantes de la historia de Cuba, cuyo pensamiento y acción adquieren vigencia en nuestros días y sobre todo entre los jóvenes latinoamericanos y caribeños. Otros textos que pertenecen a esta colección son: Julio Antonio Mella, Fidel Castro, Ernesto Guevara, Camilo Cienfuegos, Celia Sánchez, Haydée Santamaría y Vilma Espín. 

[2] Licenciado en Derecho. Miembro del Comité Nacional de Jóvenes Comunistas. Presidente Nacional del Movimiento Juvenil Martiano. Vicepresidente de la Sociedad Cultural José Martí. Colaborador de Juventud Rebelde, Cubadebate y el blog El joven cubano. 

[3] Periódico editado por Fermín Valdés Domínguez.  

[4] Publicado en el único número del periódico La Patria Libre, el 23 de enero de 1869

[5] Publicado en 1871

enviar twitter facebook

Comentarios

0 realizados
Comentar