Proposiciones

Frente al techo de Centroamérica*

10 mar 2021
Por

Geografía siempre fue una de mis asignaturas preferidas en la escuela. Le prestaba mucha atención a lo que decía el maestro sobre las principales cumbres del continente americano, pero no recuerdo que se hubiera mencionado al volcán Tajumulco.

Conocía del asiático monte Everst, de 8 848 metros, y del africano Kilimanjaro con su cúspide a 5 895 sobre el nivel del mar. También sabía del suramericano Aconcagua con una estatura próxima a los 7 000. De otras elevaciones emblemáticas se habló en las clases, sin obviar el Turquino, escalado por varias generaciones de cubanos hasta sus 1 974 de tamaño. Sin embargo, del Tajumulco no tuve noticias. Al menos eso creo.

Como la vida hace de las suyas, me regaló en vivo y en directo la lección sobre el coloso más alto de Guatemala y Centroamérica. Pude estar frente al Tajumulco y sentirme literalmente por los cielos.

A través de la palabra, el mapamundi y el atlas estuve al corriente de diversos macizos montañosos del planeta. Pero el techo centroamericano, de 4 220 metros, lo divisé entre nubes y a cinco grados de temperatura.

Aquel día de octubre de 2012 no cayó nieve, como sí ocurrió el 19 de diciembre de 2009. Este fue un suceso insólito si se toma en cuenta que el monte está localizado en una zona tropical.

Un frente frío generó entonces la intensa nevada que cubrió toda la cresta del Tajumulco, donde cayeron casi 20 centímetros de precipitación sólida en la cumbre y otros 10 en sus faldas, refieren registros meteorológicos.

Muchos han ascendido —con esfuerzo y constancia— este cráter muerto del suroccidental departamento de San Marcos, colindante con México.

Desde la altura de una elevación vecina, donde solo se siente el susurro cómplice de la brisa, es casi inevitable preguntarse: ¿por qué allá abajo es tan difícil vivir en paz? ¿Habrá algo que aprender de la serenidad de las montañas?



*Tomado del libro: Guatemala a segunda vista. Esencias culturales (Ocean Sur, 2020).

enviar twitter facebook

Comentarios

0 realizados
Comentar