Proposiciones

Epistolario en Revolución

12 abr 2019
Por

Santiago de Cuba, julio 11 de 1957

Querido Alejandro:

Esta carta que te adjunto supongo sabes de quién es por las muchas alusiones personales que contiene pero por si acaso no la reconoces te digo que es de Justo Carrillo.

Yeyé me la entregó y me dijo que la leyera antes de mandártela y me hizo una serie de observaciones que quiero aclararte.

Nosotros sabíamos del estado de opinión favorable hacia nosotros y la Sierra de un grupo de personalidades y entonces pensé que sería bueno explorarlas y darles el «empujoncito» si hacía falta, pero con mucha sutileza y haciendo como que la decisión salía de ellos. Mandé a María y a otro grupo de jóvenes en esa tarea y así llegaron Raúl y Felipe, Robertico y Barrosito, Martínez Páez, etc., pero quiero aclararte que en ningún momento dijimos ni que tú les mandabas a buscar ni que iban a formar parte de ningún Gobierno Revolucionario. Carrillo dice una serie de cosas en su carta que Yeyé me dijo no le había propuesto, lo único comentado, acerca de su posibilidad de formar parte de un G. Rev. Pero no proposición, comentario personal y nada más. Yeyé me dijo que de todas maneras nos hiciéramos los desentendidos pues yo quería contestarle cariñosamente aclarándole esos puntos, pero me dijo Yeyé, te repito, que mejor te hiciera llegar la carta y aclarándote lo que hay, si quieres le contestas (que creo es lo mejor).

Sobre los puntos que él esgrime como razones para la no formación de un Gobierno Rev., tiene razón en algunos y en otros creo que no. Coincido en que este no es el momento, pero como él no sabe nuestros planes sino solamente los suyos no puede discernir sobre el momento en que puedan y deban hacerse esas cosas. Yo te adjunto una carta larguísima que te ruego tengas la paciencia de leer de todos los planes que se están desarrollando para el presente y el futuro y que hasta hoy día 11 marchan al día.

No coincido con él en sus consideraciones acerca de contar con todos los factores civiles y militares que se mueven en el ambiente como factores imprescindibles para formar gobiernos, etc., por la sencilla razón de que seríamos entonces una Bicameral cualquiera con largas discusiones y «arrebatiñas» entre todos los sectores y lo más dramático, que eso pudiera ser en los momentos más difíciles de la República. El verdadero miedo de los sectores financieros y he podido captar esto en las conversaciones con el Cónsul americano, es que a la caída de Batista no tengamos la suficiente fuerza para constituir gobierno propio y estable, sino que tengamos que llamar a todos estos Partidos, Movimientos y sub-movimientos que cada día se dividen y se separan más. Creo que nuestra política de captar una serie de elementos altamente representativos y valiosos de la vida pública nacional y vincularlos estrechamente a nosotros nos pone en disposición de tener ventaja en el momento preciso de una quiebra nacional, cuando contemos con un Mov. Nac. Rev. fuerte, un Ejército combatiente, líderes revolucionarios y a la vez políticos, de ejecutoria y arraigo y personalidades económicas. Está de más seguir razonando. El miedo de que Cuba se convierta en una Haití no tendría cabida con nuestros planes. Mas, sin embargo, quisiera conocer tu respuesta, así como tu pensamiento con respecto a las interesantísimas preguntas que él te hace, porque quisiera ponerlas en conocimiento de todos los cuadros, direccionales, del Mov. en toda la isla y aún en el extranjero.

Aclarado todo te mando la carta

David [1]

 

[1] Seudónimo que utilizaba Frank País García, en ese momento Jefe de Acción y Sabotaje Nacional del Movimiento Revolucionario 26 de Julio.

 

enviar twitter facebook

Comentarios

0 realizados
Comentar