Para leer ahora

El “otro” 11 de septiembre

3 sep 2019
Por

Las generaciones más jóvenes asociamos esta fecha a una de las acciones terroristas de mayor trascendencia de la historia reciente: la caída de las Torres gemelas estadounidenses. Para los pueblos latinoamericanos y los hombres y las mujeres progresistas de la región, ya la fecha venía cargada con huellas de sangre y horror. Ese mismo día, pero en 1973, militares chilenos al mando de Augusto Pinochet, daban un golpe de Estado al legítimo presidente Salvador Allende, bombardeaban La Moneda e iniciaban una de las dictaduras más crueles y asesinas que se recuerda en la región.

Para combatir el olvido e inmortalizar la fecha, la editorial Ocean Sur cuenta en su catálogo con el libro Chile. El otro 11 de septiembre, una antología acerca del golpe de Estado. Siguiendo la introducción que realizan los editores Pilar Aguilera y Ricardo Fredes, el libro continúa con un conmovedor ensayo de Ariel Dorfman.

Emotivas también resultan las últimas palabras pronunciadas por el Presidente Salvador Allende o el recuento de los momentos finales del músico Víctor Jara, relatado por su viuda Joan Jara.

La poesía también aparece, esta vez en las letras de Mario Benedetti:

Para matar al hombre de la paz
para golpear su frente limpia de pesadillas
tuvieron que convertirse en pesadilla,
para vencer al hombre de la paz
tuvieron que afiliarse siempre a la muerte
matar y matar más para seguir matando
y condenarse a la blindada soledad,
para matar al hombre que era un pueblo
tuvieron que quedarse sin el pueblo.

Otras dos poesías resultan estremecedoras: los versos Sepan lo sepan lo sepan —que sobre lo que vivió el pueblo chileno escribe Pablo Neruda— y el testimonio en poesía del propio Víctor Jara, mientras se encuentra prisionero en el Estadio de Chile, momentos antes de ser brutalmente asesinado.

Las conmovedoras palabras de la hija del presidente, Beatriz Allende, y el discurso del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro, el 28 de septiembre de 1973, permiten a los lectores una comprensión detallada de los sucesos.

Fidel, emocionado, habla de su amigo y homólogo chileno:

El presidente no sólo fue valiente y firme en cumplir su palabra de morir defendiendo la causa del pueblo, sino que se creció en la hora decisiva hasta límites increíbles. La presencia de ánimo, la serenidad, el dinamismo, la capacidad de mando y el heroísmo que demostró, fueron admirables. Nunca en este continente ningún presidente protagonizó tan dramática hazaña. Muchas veces el pensamiento inerme quedó abatido por la fuerza bruta. Pero ahora puede decirse que nunca la fuerza bruta conoció semejante resistencia, realizada en el terreno militar por un hombre de ideas, cuyas armas fueron siempre la palabra y la pluma.

Salvador Allende demostró más dignidad, más honor, más valor y más heroísmo que todos los militares fascistas juntos. Su gesto de grandeza incomparable, hundió para siempre en la ignominia a Pinochet y sus cómplices…

Una cronología de lo sucedido en el país andino desde 1970 hasta 1973 y que estuvo a cargo de  James Cockcroft, pone fin a esta breve antología de la editorial Ocean Sur; la cual resulta de obligatoria lectura en fechas como las que vivimos hoy; donde queda prohibido olvidar.

 

enviar twitter facebook

Comentarios

0 realizados
Comentar