Para leer ahora

Descubre a Camilo Cienfuegos

7 dic 2018
Por

La Historia a menudo se construye a partir de hechos que se consideran relevantes para una región, un país, un continente. En ella toman protagonismo las distintas figuras que intervienen en dichos procesos. Entonces, de forma a veces automática, idealizamos a héroes y heroínas solo por su participación en sucesos trascendentales y desestimamos su condición de seres humanos. Los soñamos invencibles, incuestionables, y no tenemos la oportunidad de saber cómo eran de jóvenes y cuánto de ellos puede haber o no, en nosotros.

Camilo Cienfuegos fue y es de los comandantes guerrilleros más queridos por el pueblo cubano. Sin duda, guarda un espacio muy especial en la Historia de la Nación. Pero esta vez un libro nos habla, no del Héroe de Yaguajay o del jefe rebelde del sombrero alón, sino del cubano que aún no había cumplido 25 años de edad y ya había salido de su tierra a conocer y a explorar otras naciones.

El libro Camilo Cienfuegos. Diario de un joven revolucionario, bajo el sello editorial Ocean Sur, es una compilación de las cartas enviadas por Camilo a sus familiares y amigos durante su estancia en Estados Unidos y México entre los años 1953 y 1956, momento en que decide unirse a la causa de Fidel Castro. La recopilación, en manos de Daniela Fernández Falcón —graduada de Licenciatura en Historia en 2014 y actual investigadora del Instituto de Historia de Cuba—, pretende precisamente mostrar esta otra faceta de Camilo: un joven apasionado y lleno de ilusiones.

Los fragmentos de estas cartas, presentadas como un diario, lo muestran en su espacio más íntimo. A lo largo del epistolario podemos darnos cuenta de los sentimientos que le produce el hecho de llegar a un país que no es el suyo, su compromiso con la Patria lejana y el dolor por no estar junto a su familia en ocasiones delicadas que se vivían en la nación caribeña bajo la dictadura de Fulgencio Batista.

En una de sus cartas a su amigo Reinaldo, hermano de Rafael Sierra, le cuenta: « (…) La poca razón que me queda, nunca se podrá imaginar con que ansias he deseado el regresar a nuestra querida Cuba y, sin embargo, he tenido que ahogar mis sentimientos en el silencio de las noches en vela… pensando… ¿qué hacer? (…)».[1]

Al leerlas entendemos que el joven Camilo, quien decididamente había emigrado para buscar una mejor situación económica para él y su familia, no puede desligarse de sus raíces. Pide constantemente noticias sobre Cuba. Desde Estados Unidos escribe en el periódico La voz de Cuba, un artículo Identificación Moral, en el cual se manifiesta en contra de la dictadura de Batista. Luego, tras su deportación a Cuba en 1955, decide regresar a Estados Unidos para ejercer sus derechos como ciudadano debido a que ha contraído matrimonio con Isabel Blandón —salvadoreña residente en Estados Unidos— y luego continúa hacia México, donde conoce a Fidel y decide unirse a su causa revolucionaria.

La compilación nos brinda, a modo de complemento, el testimonio de Rafael Sierra, compañero inseparable de Camilio durante su estancia fuera de nuestro país. Las declaraciones que hace Rafles, como carinosamente lo llamaba Camilo, sirven de guía al lector para entender algunas cartas de su amigo, debido a que no siempre le fue posible escribir, pues cambiaban muy a menudo de residencia huyendo de las autoridades migratorias. De igual utilidad nos resulta la serie de fotografías que dan cuenta de esta estancia y, por supuesto, validan los testimonios presentados. 

Fidel Castro dijo una vez: «Camilo era hombre que amaba las tareas difíciles; pudiéramos decir que era un hombre que amaba las dificultades, que sabía enfrentarse a ellas y era capaz de realizar proezas en las más increíbles circunstancias». Al leer estas cartas en forma de diario, descubrimos al joven que, entregado a un futuro incierto y difícil, se convertiría en un héroe de Cuba y de su pueblo.



[1] Fernandez, Daniela. Camilo Cienfuegos. Diario de un joven revolucionario. Editorial Ocean Sur, 2018, pp. 85. Fragmento de Carta a su amigo Reinaldo, hermano de Rafael Sierra (San Francisco, 1ro de julio de 1956).

enviar twitter facebook

Comentarios

0 realizados
Comentar