Para leer ahora

De la guerra de Vietnam

6 may 2020
Por

La guerra de Vietnam, escrito por Agustín Prina —argentino estudioso del marxismo—, bajo el sello editorial de Ocean Sur, brinda un conjunto de lecciones de Historia a través de la narración y la revisión de las enseñanzas políticas de Ho Chi Minh y el general Giap, ambas figuras sumamente ejemplares tanto para la occidentalidad como para todo el mundo; ambos han sido referenciados en el cine y el arte, de ahí que su reconocimiento no haya sido solo político, sino también cultural.

Como en muchas ocasiones se ha mencionado, el imperialismo no tiene límites, en el texto se evidencia el contexto histórico bajo el cual Estados Unidos decide invadir Vietnam, pues, las revoluciones que se iban dando en América Latina sobre los años sesenta —Cuba, la principal— impulsaron los procesos de liberación nacional de muchos otros países del mundo y, por tanto, eran una amenaza para el capitalismo mundial. Aún así Vietnam, nunca fue un pueblo “tranquilo”, totalmente lo contrario, fue un país aucostumbrado durante siglos a las invasiones —entre las más grandes estuvo la de los franceses— y luchas, una nación acostumbrada a oponer resistencia.

En el caso de la invasión francesa, después del despojo de los campesinos de sus tierras y el aumento de la pobreza, así como algunos hechos externos, la quiebra de la bolsa de Wall Street, por ejemplo, influyeron en una crisis económica para el imperio francés. Con estos hechos, el pueblo vietnamita quedaba ultrajado por todas las acciones y políticas imperialistas. Pero, como respuesta a ello, siempre hubo movimientos y organizaciones, alianzas estratégicas y tácticas desarrolladas, así, fue debilitado el intento de los japoneses por invadir Vietnam, donde ya empieza a destacarse en el frente de lucha, el líder Nguyen Ai Quoc, quien sería conocido más tarde como Ho Chi Minh.

Luego de la Revolución de Agosto, la intauración de la República Democática en el norte y ocho años de lucha, los franceses decidieron aliarse con Estados Unidos, pero no pudieron deshacer la república ya creada. Como acuerdo de la Conferencia de Ginebra en 1954, las potencias occidentales firmaron el acuerdo para la separación de Indochina en tres países: Laos, Camboya y Vietnam. El norte se mantuvo independiente y democrático, pero el sur, cayó en dominio de Estados Unidos, mantuvo al pueblo a raya con las decisiones del gobierno, se rechazó la convocatoria a elecciones y mantuvo al pueblo vietnamita en una gran miseria.

Eventualmente, como es lógico, el pueblo vietnamita fue oponiendo más resistencia a la militarización y control estadounidenses, con lo cual, Estados Unidos aumentó la hostilidad y el envío de militares al país, lo que terminó en 1965 en una invasión al territorio vietnamita del sur del país. Comenzó la guerra a lo largo del mismo, pues, se comenzaron bombardeos estratégicos a Vietnam del Norte y de esta forma, comienza la otra gran invasión sufrida por el pueblo vietnamita.

Pero:

A pesar de las matanzas y la fuerte crisis producida por la invasión y división del país, los vietnamitas no se quedaron de brazos cruzados. Tanto el Frente Nacional de Liberación como desde la República Democrática de Vietnam del Norte, se ofreció la resistencia tenaz e inclaudicable.[1]

Así se inundan las páginas de este libro, acción-reacción en cada una de ellas, para cada ataque, una ofensiva. Los vietnamitas se mantuvieron años haciendo historia, defendiendo lo que por derecho es suyo. Pero, Estados Unidos se veía afectado en su política exterior puesto que en estas ofensivas, morían muchísimos soldados nortamericanos y en el país, se empezó a rechazar la guerra a Vietnam por este motivo, aún cuando había sido un “llamado de ayuda” del pueblo vietnamita. La confrontación llegó a ser demasiado hostil para ambos países, y de esta manera, comienzan las conversaciones y tratados de paz, lográndose en 1975 la unificación bajo el nombre de República Socialista de Vietnam.

El aspecto más importante a resaltar en este texto es que, a través de diferentes capítulos, no solo explica el contexto histórico, político y social, bajo el cual se desarrollan todos los hechos, sino que, lo hace desde ambas perspectivas, es decir, desde los intereses estadounidenses y luego, desde el punto de vista vietnamita. Plasma la manera en que se sintió esta lucha en Vietnam y realza las figuras de Ho Chi Minh y el general Giap desde la propia visión local.

De igual manera explica el carácter de la Revolución en Vietnam y los objetivos trazados una vez que se lograra la independencia. Se consideró, así mismo, a pesar de que muchos integrantes de las tropas vietnamitas no tenían entrenamiento militar, que la organización y la unión fue el factor principal de la victoria del pueblo.

Finalmente, en el libro se conforma un apartado breve donde se explica la cercanía de la Revolución Cubana y la vietnamita, así como, el importante papel desarrollado en ambas por la figura de Ernesto Che Guevara. Se presentan como anexos disímiles documentos que atestiguan los hechos y que pueden ser de gran interés para los lectores. 



[1] Prina, Agustín: La guerra de Vietnam. Editorial Ocean Sur, México, 2008. p. 30.

enviar twitter facebook

Comentarios

0 realizados
Comentar