Contrapunteo

Avril Haines: La nominada de Biden para Directora de Inteligencia Nacional

25 dic 2020
Por
El cargo de Director de Inteligencia Nacional en Estados Unidos constituye una de las responsabilidades de mayor nivel en materia de seguridad nacional. La persona que se desempeñe en esa posición es la que coordina el trabajo de la Comunidad de Inteligencia que está integrada por 17 agencias especializadas, entre las que sobresalen la CIA, la Agencia de Inteligencia del Pentágono (DIA) y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).  
El Director de Inteligencia Nacional es el principal asesor del mandatario estadounidense en materia de inteligencia y tiene la responsabilidad de dirigir la implementación del denominado Programa de Inteligencia Nacional que abarca el cúmulo de actividades de alta sensibilidad para la seguridad nacional de Estados Unidos. Entre las principales funciones que realizan están: establecer los requerimientos y prioridades para la recopilación, análisis, producción y diseminación de la información de inteligencia; coordinar el proceso de adquisición de los permisos de seguridad para los funcionarios gubernamentales; así como asegurar que la Comunidad de Inteligencia funcione de manera integrada, coordinada y colaborativa.
A partir del momento en que Biden anunció su decisión de nominar para este cargo a Avril Haines, existe la posibilidad que por primera vez en la historia de esa nación una mujer ocupe esa alta responsabilidad. Solo restaría que se apruebe su proceso de confirmación por el Senado. Después de su nominación, el ex director de la CIA, John Brennan, afirmó “ella es ampliamente respetada entre los profesionales de la Inteligencia, su conocimiento y humildad son profundamente admiradas por los oficiales de inteligencia con los que trabajó durante la Administración Obama. Tiene la completa confianza de Joe Biden, quien buscará restaurar la integridad y honestidad de la Comunidad de Inteligencia”.
Haines nació en Manhattan en 1969 en una familia judía de clase media. Creció en un ambiente familiar que combinaba las ciencias con el arte. Su padre fue bioquímico y su madre también fue científica de formación, pero sentía pasión por la pintura. Avril tuvo una adolescencia muy compleja debido a que tuvo que cuidar de su madre enferma cuando solo tenía 12 años de edad. Finalmente, al morir su progenitora de tuberculosis culminó sus estudios en la Hunter College High School.
Al atravesar por una etapa difícil de su vida, decidió no comenzar de inmediato la universidad y viajó a Tokyo para vivir en esa ciudad durante un año. Durante su breve estancia, practicó judo en el Instituto Kodokan considerada una escuela de élite. Llegó a obtener el cinturón marrón. Cuando regresa a Estados Unidos, inicia estudios en la Universidad de Chicago y se gradúa de física teórica. Mientras realizaba su carrera, Haines trabajaba en un taller de reparación de carros donde personalmente realizaba modificaciones a los vehículos. También se aventuró a tomar clases de aviación en Nueva Jersey y de esa manera conoce a su instructor de vuelo que se convierte en su actual esposo.
A principios de los 90 y con 23 años, se muda a la ciudad de Baltimore en Maryland con el objetivo de realizar un doctorado en física en la Universidad John Hopkins. Después que culmina solo el primer año de estos estudios, toma la decisión de interrumpirlos para dedicarse a un proyecto personal vinculado con el arte. Compró un local y lo acondicionó como una librería donde se podía tomar café y se realizaban tertulias sobre literatura erótica. Según Haines, esta era una iniciativa dedicada a la memoria de su madre.
En 1998, Avril determina que su vida profesional debía enfocarla en las leyes y por esa razón realiza estudios en la escuela de derecho de la importante Universidad Georgetown. Después que se gradúa, se desempeñó hasta el 2003 como asistente judicial en el sexto circuito de la Corte de Apelaciones en Cincinnati. Como su verdadera pasión era el derecho internacional y los temas vinculados con los derechos humanos, decide aplicar para trabajar en el Departamento de Estado. En el propio 2003, se inicia su carrera en el gobierno federal y es asignada a la oficina de asesores legales de ese Departamento donde comenzó a especializarse en tratados internacionales.
En el año 2007, comienza a trabajar como vice jefa del staff del Comité de Relaciones Exteriores del Senado. Es en este momento que Haines entra en el entorno personal de Joseph Biden debido a que él se desempeñaba como el presidente de ese Comité. Ostentó esta responsabilidad durante dos años y su jefe inmediato era el actual candidato para Secretario de Estado, Anthony Blinken. En el 2008, Avril regresa nuevamente al Departamento de Estado como jefa de la Oficina de Tratados Internacionales donde estuvo hasta el 2010.
Ese propio año, fue llamada para trabajar en la Casa Blanca con el presidente Obama. El cargo inicial que desempeñó fue como asesora legal del Consejo de Seguridad Nacional. En esta función, se encargó de evaluar los “requerimientos legales” para la intervención estadounidense en Siria, los aspectos jurídicos del acuerdo nuclear iraní y, especialmente, fue la artífice de argumentar la “legalidad” del empleo de los drones para asesinar personas consideradas como terroristas por el gobierno estadounidense. Posteriormente, entre el 2013 y 2015 fue subdirectora de la CIA, siendo la primera mujer que ocupó ese puesto. Entre el 2015 y hasta el fin del mandato de Obama, fue viceasesora de seguridad nacional.
Al salir del gobierno, se vincula como investigadora principal a la Columbia University y también la nombran como asociada principal del laboratorio de física aplicada en la Johns Hopkins University. En el 2018, en el contexto del debate sobre la propuesta de Trump para directora de la CIA, estuvo de acuerdo con la designación de Gina Haspel, quien se involucró en el escándalo de las torturas realizadas en las prisiones secretas que tenía la agencia en varias ciudades del mundo.
Con relación al sector privado, fue consultora de la compañía Palantir Technologies dedicada a la minería de datos que fue objeto de acusaciones por asistir al gobierno de Trump en el procesamiento de información para el programa de detención de inmigrantes. También estuvo vinculada a la firma de consultoría estratégica WestExec Advisors de la que uno de sus cofundadores fue precisamente Anthony Blinken. Por lo tanto, Avril Haines exhibe el perfil tradicional de un miembro importante del establishment político en Estados Unidos: experiencia gubernamental, cargos de alto nivel y sólidos vínculos corporativos.

enviar twitter facebook

Comentarios

0 realizados
Comentar