Tipo de documento: Fragmento de libro
Autor:
Título del libro: La Revolución Mexicana
Editorial: Ocean Sur
Lugar de publicación: México
Año de publicación: 2011
Páginas: 7-12


El porfiriato. Orden y progreso

La figura de Díaz

En toda América Latina, a fines del siglo xix, florecieron dictaduras y otras formas políticas autoritarias que combinaron la modernización capitalista dependiente y la permanencia del atraso tradicional heredado de la colonia, para impulsar una nueva forma de inserción en el mercado mundial en medio del avance imperialista.

En México, un personaje condensó toda esa época histórica. Se trata de Porfirio Díaz (1830-1915), quien gobernó el país durante treinta y cinco años consecutivos (1876 a 1911), a excepción de los cuatro años que transcurrieron entre 1880 y 1884, durante los que tuvo lugar el interregno de su amigo Manuel González, verdadera marioneta que respondía directamente a las órdenes del tirano.

Porfirio Díaz fue un destacado general en la llamada guerra de la Reforma que había sido liderada por Benito Juárez (1806-1872) y tenía el objetivo de instaurar una república liberal en México. De su desempeño en las batallas obtuvo un gran prestigio entre los militares de la época. Tenía fuertes ambiciones políticas y enfrentó electoralmente al propio Juárez en dos ocasiones. Sin embargo, en ambas elecciones resultó derrotado. Luego de estos dos intentos fallidos de acceder al poder intentó un golpe de Estado que también fracasó.

Tras la muerte de Juárez, Sebastián Lerdo de Tejada asumió la presidencia. Díaz no abandonó sus expectativas y volvió a levantarse contra el gobierno en 1876. Esta vez pudo lograr su cometido y obligó al presidente a abandonar sus funciones. Posteriormente, mediante un triunfo electoral Díaz conquistó el poder dando inicio así al período más conocido como «porfiriato».

La barbarie de la modernización. Administración, orden y progreso

El gobierno de Díaz fue una dictadura feroz que impuso a sangre y fuego la «pacificación» del país. Su sistema profundizó la esclavitud y el peonaje que habían intentado superar los progresistas liberales de la Reforma. No había prácticamente oposición al régimen, acallada bajo una brutal represión. Existía un férreo control sobre la prensa y las elecciones eran una verdadera farsa en las que durante treinta y cinco años, sorprendentemente, siempre resultó elegido el mismo candidato por unanimidad. Todo pasaba por sus manos y en su figura estaba personificado el Estado mismo.

Mediante un sistema de prebendas sostuvo bajo su control a la Iglesia y al ejército, y sobre todo a la oligarquía que se beneficiaba del modelo reinante con cuantiosas ganancias. La vida política estaba monopolizada por un grupo de aduladores e ineptos que rodeaba al dictador, conocidos como los «científicos».

En síntesis, Porfirio Díaz contaba con el apoyo del clero, de los banqueros, los industriales, los grandes comerciantes y los grandes propietarios de tierras, así como de las empresas mineras, las fábricas de hilados y de tejidos en manos de norteamericanos y europeos. Todos ellos eran conservadores, pues no pretendían ningún cambio ya que disfrutaban de los privilegios que el régimen de Díaz les otorgaba.

El gobierno de Díaz llevó adelante un proceso de «modernización», es decir un proceso de expansión de las relaciones capitalistas de producción con la consecuente concentración de la riqueza cada vez mayor y en menos manos.

Este proceso se manifestó en el avance de los latifundios sobre las tierras pertenecientes a los campesinos y las comunidades indígenas. Desde 1883 el gobierno de Díaz puso en práctica una ley para «colonizar» supuestas tierras baldías, pero que en verdad eran terrenos pertenecientes a los pueblos y comunidades indígenas. Para ello se crearon compañías deslindadoras encargadas del reparto y que gozaban del derecho a quedarse con la tercera parte de las tierras. Un tercio de los campos mexicanos eran de propiedad extranjera y el resto pertenecía a la oligarquía terrateniente que rodeaba a Díaz en el poder.

Por otro lado, los campesinos que fueron despojados de sus tierras ya no podían sembrar y cosechar sus parcelas. Es por ello que, al no contar más con su propio sustento, se vieron obligados a trabajar en las grandes haciendas, quedando de esta manera sujetos a la tierra de los patrones. Así funcionó la moderna hacienda porfiriana.

La hacienda fue la forma de organización y explotación del trabajo que predominó en el campo mexicano. Entender cómo se estructuraba nos permitirá comprender los orígenes mismos de la rebelión popular. La Revolución Mexicana fue en esencia un levantamiento campesino contra las haciendas.

Esta forma de organización tuvo la característica de combinar en su interior relaciones capitalistas de producción con formas precapitalistas. En otras palabras, contaba con formas mixtas de organización del trabajo y su producción era dirigida tanto al mercado interno como al externo.

Para abastecerse de mano de obra, la hacienda moderna avanzó de manera salvaje sobre las comunidades con el objetivo de liberar la fuerza de trabajo. Es decir, para contar con trabajadores que al no poder sustentarse por sus propios medios se veían obligados a trabajar la tierra de otro a cambio de un jornal.

Las haciendas funcionaban como un pueblo pero con dueño. Era una verdadera institución de poder. En su interior contaban con un casco central, con la casa del propietario, las de los administradores y los empleados, las oficinas, la tienda de raya, la iglesia, la cárcel, los establos y la huerta —para alimentación de los señores—, y a veces también una escuelita.

Había cuatro clases de trabajadores: peones de residencia permanente, trabajadores temporales, aparceros y arrendatarios. Producían principalmente azúcar, ganado, algodón, henequén, café y otros productos que se comercializaban en el mercado mundial.

La tienda de raya fue una pieza fundamental en el esquema de dominación establecido en la hacienda. Los trabajadores en vez de cobrar su salario o jornal en dinero recibían unos bonos que solo servían para comprar en las tiendas de raya que pertenecían al hacendado. Los productos que allí se vendían tenían un precio mayor que el del mercado. Al ser más caros los peones se endeudaban de manera creciente con el patrón, pues su jornal no les alcanzaba para cubrir los gastos mínimos necesarios para sobrevivir. De esta manera, muchos peones que trabajaban a cambio de un salario en verdad estaban bajo una forma servil encubierta, sujetos a la hacienda por el endeudamiento. Una vez endeudados ya no podían retirarse a otras zonas donde conseguir un mejor jornal. Las deudas eran transmitidas de padres a hijos a través de generaciones. Según el testimonio de John Kenneth Turner en su libro México bárbaro: «Probablemente, no menos del 80% de todos los trabajadores de las haciendas y plantaciones en México, o son esclavos o están sujetos a la tierra como peones. El otro 20% lo integran los considerados trabajadores libres, quienes viven una existencia precaria en su esfuerzo por esquivar la red de los enganchadores».

Al mismo tiempo, se registró también durante esos años una importante expansión de los medios de comunicación como fue el caso de los ferrocarriles. Sin embargo, la red ferroviaria se realizó bajo un sistema de subsidios otorgados a concesiones privadas con la mediación de los gobernadores, mediante el cual las empresas y los funcionarios se apropiaron de una parte importante del dinero. El costo de la corrupción implicó en muchos casos que las vías nunca fueran construidas y el dinero destinado a ellas fuera a parar a los bolsillos de los intermediarios.

El ferrocarril fue el emblema de la penetración capitalista. La gran expansión de la red se produjo en los años 80 y se llevó adelante con el ingreso de capital extranjero. El crecimiento fue acelerado, y reflejó las necesidades del comercio mundial: 1 086 km en 1880, 1 661 km en 1881, 3 583 km en 1882, 5 308 km en 1883. En 1887 había 7 680 km, en 1890 se contaba con unos 8 558 km y en 1900 ya había unos 14 000 km.

Los capitales provenían de empresas norteamericanas e inglesas. Al igual que en otros países de América Latina, las ventajas y facilidades ofrecidas para el establecimiento de los ferrocarriles fueron increíbles, desde tierras, dinero y exenciones impositivas hasta la autorización del gobierno para utilizar trabajo obligatorio.

También, al igual que en otros países latinoamericanos, la red no se estableció según las necesidades de la población mexicana; sino en función de los intereses externos. La forma que tomó su distribución tomaba en cuenta las salidas portuarias, que era la vía de comunicación para el comercio exterior.

Por otro lado, el surgimiento del ferrocarril impactó de manera diferenciada en las zonas por donde pasaba. Daba mayor movilidad tanto a la producción como a los productores e introdujo nuevas desigualdades entre las regiones.

No obstante, es importante destacar que el ferrocarril —concebido para estar al servicio de los intereses extranjeros y de la oligarquía exportadora— cumplirá un papel central en la Revolución cuando los campesinos logren hacerse de esta herramienta para la lucha. Los rieles serán utilizados por los ejércitos rebeldes y sus vías abrirán paso a la Revolución.

En esta época también se registró la extensión de los telégrafos, los caminos, los correos, el alumbrado eléctrico y el agua potable. La urbanización del país, el aumento de la circulación monetaria y la expansión del sistema bancario. El comercio exterior aumentó considerablemente al tiempo que cambió su composición.

Todas estas transformaciones no fueron realizadas de manera pacífica. Para los campesinos la «modernización» significó la pérdida de su tierra y de su sustento. Detrás del «progreso» se escondía una nueva forma de opresión tan brutal como la anterior. Su avance arrollador encontrará la resistencia de los pueblos que desde hacía siglos luchaban por mantener el dominio de sus tierras. Un ejemplo de dignidad ha sido la guerra del pueblo yaqui entre los años 1870 y 1880 en Sonora, las resistencias de los mayas en Yucatán y muchos otros pueblos y comunidades que enfrentaron la expansión de las haciendas.